Cómo limpiar el lavavajillas por dentro y por fuera y que quede como nuevo

Muchos no conceptúan su vida sin el lavavajillas. Sin embargo, también a él hay que cuidarlo: aprende cómo limpiar el lavavajillas por dentro y por fuera y dejarlo como los chorros del oro.

Cómo limpiar el lavavajillas por dentro y por fuera y que quede como nuevo
Leer más
Leer más

¿Eres de los que ya no sabes ni dónde está el estropajo para fregar los platos? Entonces esto te interesa.

Del mismo modo que el lavavajillas deja relucientes nuestras vajillas, debemos cuidar cada uno de sus elementos para alargar al máximo su vida. De lo contrario, estaremos favoreciendo a la obsolescencia programada.

¿Cómo limpiar el lavavajillas correctamente? Lo ideas es mantener una rutina de limpieza profunda regular y realizar determinadas acciones cada vez que se pone para ayudar a mantener el sistema en condiciones óptimas.

Consejos antes de poner el lavavajillas

¿Sabías que no hay que enjuagar los platos y cubiertos antes de introducirlos en la bandeja correspondiente? La próxima vez que pongas un lavavajillas:

  • Sigue un orden al colocar la vajilla: cada elemento, en su lugar y sin crear zonas muertas.
  • No saques inmediatamente los cubiertos y platos: deja que el vapor seque la vajilla o terminará el fondo inundado y con riesgo de que quede estancada el agua.
  • Utiliza el dosificador correctamente.

Trucos para limpiar el lavavajillas por dentro y por fuera

Dicho lo anterior, veamos cómo limpiar el lavavajillas sin esfuerzo y alargar la vida útil de este costoso electrodoméstico.

  • Una vez a la semana limpia el filtro del lavavajillas: evitas cualquier riesgo de atascos u obstrucciones. Hazlo con jabón neutro y agua. Cuando lo hagas, haz una puesta en vacío a máxima temperatura durante 15 minutos y después agrega un vaso de vinagre para descalcificar los restos más recientes.
  • Dos veces al año quita las aspas y limpia las ranuras del lavavajillas para eliminar cualquier resto de cal, el mayor enemigo de los electrodomésticos.
  • Cada vez que lo utilices, con una bayeta, pasa la puerta y el dosificador del detergente. Los del abrillantador y la sal, cuando se agoten, aprovecha para darles una pasada antes de recargarlos.

Con estos sencillos consejos para limpiar el lavavajillas, conseguirás que dure más, ahorrarás en agua y conseguirás que la vajilla sufra lo menos posible.