Todo lo que siempre quisiste saber sobre la sodomía
Todo lo que siempre quisiste saber sobre la sodomía
Todo lo que siempre quisiste saber sobre la sodomía
Lire la vidéo
Leer más

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el sexo anal

El sexo anal entre las parejas heterosexuales no está ni mucho menos extendido, y muchos dicen que es una fantasía masculina más que femenina. En cualquier caso, he aquí algunas informaciones necesarias para estar bien registrado antes de embarcarse en esta práctica sexual - elegida y consentida.

La práctica del sexo anal está rodeada de muchos tabúes, a pesar de todo se practica cada vez más.

1 de cada 5 mujeres lo practica "ocasionalmente”

Según una encuesta de Ifop de 2018, el 53 % de las mujeres dijo que ya había experimentado con ella, frente al 46 % de 2013. En comparación, en 1970 afectaba al 14 % de las mujeres.

El sexo anal no es una práctica habitual en la vida sexual de los franceses. Según la misma encuesta, el 7 % dice practicarlo "a menudo" y 1 de cada 5 mujeres "ocasionalmente" a partir de la treintena.

La sexóloga Maïa Mazaurette lo dice muy bien:

No hay razón para ignorar esta zona: es tan interesante y funcional como cualquier otra parte del cuerpo. Pero las viejas construcciones intelectuales han participado en dar esta visión denigrante del sexo anal

Lo que hay que saber antes de empezar

Aquí tienes algunas informaciones y consejos para lanzarte al descubrimiento del placer anal, sin riesgo.

1 - La primera regla, que se aplica a una práctica satisfactoria de la sexualidad: hazlo si y solo si quieres. El objetivo es el placer: "Mi ano, mi elección".

2 - Habla con tu pareja antes de hacerlo. Ya sea por sus miedos, por sus dudas, por sus deseos, la sodomía está lejos de ser una práctica generalizada y no tiene nada que ver con lo que podemos ver en el mundo del porno hetero mainstream.

En realidad requiere una preparación del cuerpo y la mente que facilite la penetración.

3 - El preservativo. Si tu y tu pareja no os habéis sometido a la prueba del VIH o de las ITS, utiliza un preservativo. En efecto, durante la penetración anal pueden producirse pequeños desgarros y, por tanto, un acceso directo a la sangre por el que se transmiten las ITS y las infecciones. En todos los casos, es aconsejable lavarse entre el sexo anal y el vaginal, y es PRIMORDIAL cambiar el preservativo entre el sexo anal y el vaginal.

4 - Higiene: Tu ano debe estar limpio. Asegúrate de que tus intestinos están vacíos, dúchate antes (puedes optar por un jabón antibacteriano). Es un reflejo necesario porque esta zona de tu cuerpo puede desgarrarse durante el acto, convirtiéndose así en una puerta abierta a las infecciones.

5 - A diferencia de la vagina, el ano no está lubricado de forma natural. Por lo tanto, es imprescindible utilizar un poco de lubricante a base de agua o de silicona para facilitar la penetración.

6 - No al sexo anal si tienes hemorroides. Esto parece obvio, pero preferimos hacerlo constar por escrito.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración