Los motivos por los que mantener relaciones en el agua es una muy mala idea

Los motivos por los que mantener relaciones en el agua es una muy mala idea

Hacer el amor en el agua puede ser, sin duda, una experiencia muy interesante. Sin embargo, no está en absoluto exenta de riesgos. 

Una maravillosa playa, una piscina con todo tipo de lujo... son sin duda lugares tan apetecibles que es casi imposible no imaginarse tórridas escenas de intimidad compartida. Pero antes de dejarte llevar por estas fantasías es importante que por lo menos seas consciente de los riesgos a los que te expones si decides darles vida. 

Un entorno propicio para bacterias

Tanto el agua dulce como el agua marina son el escenario donde viven todo tipo de bacterias que nuestra piel tolera perfectamente, pero que pueden ser nocivas para nuestras partes íntimas. Así, hacer el amor en el agua puede multiplicar el riesgo de tener una infección urinaria. 

Leer más
¿Cómo hacen las chicas el amor en cada parte del mundo?

Y no te creas que haciéndolo en la piscina te salvas: el cloro del agua puede descompensar el PH de la flora vaginal dando lugar a una micosis que arrasará con la flora bacteriana natural de la vagina.  

Problemas técnicos a tener en cuenta

El agua de mar reduce tanto la lubricación natural como la de los preservativos. Con menos lubricación se disparan las posibilidades de que se rompa el preservativo y, en consecuencia, de contagiarse de una ETS. 

Por ello, si decides hacerlo igualmente, ármate con preservativos hechos para el medio acuático así como lubricantes de silicona. 

Por otra parte, la arena y la sal pueden provocar irritaciones en zonas indeseadas.  

No, la ley tampoco está de tu parte 

Además de todo lo anterior, has de entender que no existe ninguna legislación en el mundo a la que le parezca bien que te pasees desnudo manteniendo relaciones en lugares públicos. Te expones por tanto a llevarte una cuantiosa multa si te pillan. 

La bañera puede ser una buena alternativa si no quieres que caiga sobre ti el peso de la ley. Ahora bien, cuidado con los resbalones.  

Foto: Getty 

• Natalia C
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración