Las 4 posiciones en la cama que están muy sobrevaloradas
Las 4 posiciones en la cama que están muy sobrevaloradas
Leer más

Las 4 posiciones en la cama que están muy sobrevaloradas

La sexualidad, como muchas otras áreas, está rodeada de ideas preconcebidas. Y a veces es muy difícil escapar de ellas. Estas son las 4 posiciones sexuales que creemos que deberíamos dejar de poner en un pedestal.

Puede que ya hayas intentado en vacaciones romper la rutina sexual del famoso misionero en la cama, pensando que hacerlo en el desierto sería excitante: en la hierba, en una tienda de campaña, en la playa...

Por supuesto que algunas personas deben haberlo disfrutado y eso es bueno, pero otros se dieron cuenta de que hacer el amor en un campo no era para nada como la escena de culto de la película Match Point con Scarlett Johansson empapada en la lluvia...

Tal vez sea hora de reconsiderar algunas posiciones sexuales que no deberían ser tan preciadas y aquí están.

Empecemos con las tijeras. Esta posición está muy asociada con el sexo lésbico y algunas películas como La vida de Adele han transmitido la idea de que la tijera era LA posición de referencia mientras que es solo una fantasía demasiado extendida por la comunidad heterosexual. Porque esta posición no es la más simple para maximizar la fricción del clítoris.

¿El 69?

¡Se supone que esta posición debe complacer a uno tanto como al otro y además, al mismo tiempo! Pero, de nuevo, hacer un 69 requiere concentrarse más que para otras posiciones. Y cuanto más te concentras en el sexo, menos rienda suelta das al placer, el famoso "dejarse llevar".

Sexo de pie

Una vez más, las películas románticas nos han metido en la cabeza que hacer el amor de pie era emocionante y efectivo. Pero seamos honestos, esta posición funciona si ambos compañeros tienen abdominales, muslos y brazos fuertes. De lo contrario, el coito durará un minuto.

Andrómaca invertida

Ya sabes, esa en la que tu compañero está de espaldas y puede verte por detrás, encima de él. Obviamente, esta posición para el hombre solo puede ser agradable porque ve sus nalgas en primer plano. Pero para la mujer, es una parte de los ejercicios abdominales que requiere muslos de hormigón armado. De lo contrario, el placer se nos escapa de nuevo.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración