Kunyaza; así se hace la técnica sexual africana que intensifica el placer femenino

El secreto de la técnica sexual Kunyaza, un método milenario de África, centrado en el placer femenino para llegar al séptimo cielo.Descúbrelo...

Kunyaza; así se hace la técnica sexual africana que intensifica el placer femenino
Leer más
Leer más

Vamos a quitarnos los complejos y hablar sin tabúes. Las mujeres tenemos más dificultades para disfrutar del sexo que los hombres, esto es una realidad. Para muchas las relaciones sexuales son más complejas, de hecho no son pocas las veces que escuchamos o vivimos la primera noche con el chico que nos gusta y bueno… no es precisamente la noche que esperábamos.

Tranquila, si este es tu caso o simplemente te apetece probar cosas nuevas, estás en el sitio correcto, sigue leyendo y descubre la técnica africana para intensificar el placer femenino.

Kunyaza, la técnica sexual de África destinada a elevar el placer femenino

thumbnail
Kunyaza; así se hace la técnica sexual africana que intensifica el placer femenino  getty

Al parecer, la popularidad del éxito en las relaciones de los africanos no se trata solamente de lo que te estás imaginando, sino de un método milenario de África Central centrado en el placer femenino.

Se dice que su origen tendría lugar durante la Tercera Dinastía en Ruanda. La mujer del rey, se quedó sola tras que este tuviera que ir a cumplir sus compromisos militares. Durante este periodo, ella se acercó más de la cuenta a uno de los guardias reales, el cual consiguió satisfacer muy bien a la reina, sin tener que penetrarla, por miedo evidentemente a las represalias de la época. Entonces, ¿Cómo realizar el Kunyaza?

Así se hace el Kunyaza, paso a paso...

Se trata de una técnica que se centra en la estimulación de la vulva, ya sea con las manos, con algún objeto o el glande del pene a través de frotaciones en la vulva. Un método únicamente dedicado para intensificar el placer femenino y conseguir que la mujer culmine con un orgasmo intenso.

Lo primero es empezar estimulando las partes íntimas de la mujer con los dedos, frotando de arriba a abajo por por labios mayores y menores, no hay que olvidar de tocar también el clítoris. La idea sobre todo si se hace con el pene, es que el hombre lo sujete para tener mucho más control.

Cuando las partes íntimas están bien lubricadas y estimuladas, se comienza a introducir el pene, pero no de forma completa, de lo que se trata es de no perder la estimulación externa para intensificar el placer.

¿Preparada/o para probarlo?