El Coronasutra: las mejores posturas sexuales anti Covid-19
El Coronasutra: las mejores posturas sexuales anti Covid-19
Leer más

El Coronasutra: las mejores posturas sexuales anti Covid-19

El sexo ha sido una de las grandes cuestiones de esta pandemia. Las medidas de higiene y distanciamiento social han hecho que modifiquemos nuestras conductas de cama y necesitemos que nos aclaren si el virus se contagia por esta vía. Y así es como ha llegado a nosotros el Coronasutra.

La pandemia por Covid-19, el confinamiento y la posterior desescalada de "nueva normalidad" han modificado muchos de nuestros hábitos, entre ellos el del sexo.

La masturbación y la compra de juguetes sexuales ha aumentado esta temporada de soledad y han sido muchos los expertos que han comentado qué supone el sexo en materia de contagios.

Aunque muchos han insistido que las relaciones íntimas suponen una manera de desestresarnos y evitar caer en la ansiedad que nos proporciona otra situación, lo cierto es que el sexo es también una vía de contagio de Covid-19.

Se sabe por ejemplo que hay existencia del virus en el semen del hombre que lo haya contraído y por eso el sexo es un factor de riesgo (sobretodo si hablamos de mantenerlo con personas externas y no con nuestra pareja fija).

Además de saber que para protegernos hay que insistir en el uso de preservativos, tener mucha higiene e incluso usar mascarillas para el acto, lo cierto es que hay 7 posturas apodadas "coronasutra" y que reducen las posibilidades de contagio entre los miembros de la pareja.

Las posturas que necesitas conocer

La revista GQ las ha enumerado y nosotros vamos a hacernos eco de ellas para que tengas claras tus preferencias a la hora de retomar las relaciones sexuales.

La primera de ellas es la amazona. En ella la mujer se sienta a horcajadas o de cuclillas sobre el hombre, creando un ángulo de 90 grados. La segunda es el clásico perrito. La persona pasiva se colocará a 4 patas esperando la penetración por detrás. ¡Y no hay nada de contacto entre las bocas!

La tercera en la lista es la profunda. La mujer o la persona pasiva se acostará boca arriba, elevará las caderas y sus piernas serán la barrera que ambos necesitáis.

La catapulta es la cuarta. Al igual que en la anterior, la única diferencia es que la mujer pone las piernas en los hombros del activo. La quinta es la tijera, donde ambas personas se enlazan en la cama cruzando sus piernas.

Las dos últimas de la lista, aunque no por ello menos placenteras o importantes, son el puente y la L. En la primera el hombre arqueará la espalda y la mujer cabalgará encima. Hay que reconocer que esta es bastante compleja...

La L en cambio es de pie. La mujer o la persona pasiva apoyará su espalda sobre una superficie como una mesa y elevará las piernas. Se formará un ángulo recto ideal para la penetración y para aislar al virus.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración