¡Dale sabor a tu vida sexual con el ASMR!

¿Quién dijo que el ASMR solo tiene virtudes relajantes? El ASMR se puede practicar en nuestras relaciones sexuales con otros objetivos.

¡Dale sabor a tu vida sexual con el ASMR!
Leer más
Leer más

Desde hace varios años se ha lanzado en la red un fenómeno muy particular: los vídeos ASMR (Autonomous Sensory Meridian Response). Han surgido muchas cuentas dedicadas a esta tendencia. Entre ellos, podemos mencionar el canal de Youtube de Spirit Payton: ASMRTheChew. Más de 715 000 personas la siguen. Spirit practica el ASMR a su manera en cada publicación.

¿Para qué sirve el ASMR?

Según Giulia Poerio, investigadora y profesora de ASMR en la Universidad de Essex (Inglaterra), "ASMR es un término utilizado para describir una sensación que sienten algunas personas en respuesta a desencadenantes visuales y auditivos". El ASMR es esa misteriosa emoción, ese cosquilleo de placer que uno siente, "que puede parecer casi un trance". Este fenómeno se compara a veces con unorgasmo cerebral.

¿Cómo funciona el ASMR?

El ASMR se explica por la ciencia. En 2015, los investigadores Emma L. Barratt y Nick J. Davis identificaron cuatro tipos principales de desencadenantes:

· Susurros (75 %)

· Personificación (69 %): cuando alguien se pone en la piel de un personaje (cocinero, peluquero, etc.)

· Sonidos claros (64 %), como golpes en superficies duras

· Movimientos lentos al 53 %.

El ASMR se siente desde la cabeza y puede llegar hasta la punta de las manos y los pies. Por lo tanto, podemos imaginar que estas sensaciones pueden utilizarse para nuestro placer sexual.

¿Qué es el ASMR sexual?

Hay 1001 maneras de complacernos y satisfacer nuestro deseo sexual. Algunas nuevas son más cómicas que otras, pero es innegable que pueden sorprenderte. Este es el caso del ASMR sexual.

Las técnicas de ASMR pueden utilizarse para hacerte sentir bien. Déjate llevar e imagina escenas en las que tú o tu pareja utilizáis objetos inusuales, como un plumero que se agita, una corbata que se desata, mientras hacéis ciertos ruidos: un ruido de cremallera, un ruido de boca, un susurro, etc.

Para ello, puedes realizar juegos de rol, fantasías susurradas, detenerte en los preliminaresprestando atención a los sonidos, a las sensaciones físicas.

El objetivo es encontrar una manera de excitarse, ¡como un detonante! Así estarás más estimulado/a y más dispuesto para este momento de intimidad. Sensaciones garantizadas.

Pruébalo, es la única manera de saber si te gusta. ¡Más detalles en nuestro vídeo de arriba!