Pensó que su bebé iba mareado en el coche pero era algo mucho peor
Pensó que su bebé iba mareado en el coche pero era algo mucho peor
Pensó que su bebé iba mareado en el coche pero era algo mucho peor
Leer más

Pensó que su bebé iba mareado en el coche pero era algo mucho peor

Nichola Griffiths es una madre británica que estaba convencida de que su hijo de dos años, Max, estaba mareándose en el coche. Luego descubrió algo horrible y finalmente entendió por qué su hijo había estado sufriendo durante casi 18 meses cada vez que se subía al coche.

Durante más de 18 meses, el hijo de Nichola y Nigel Griffiths, Max, se enfadaba en el coche desde el momento en que estaba atado a su asiento. Cada viaje, Max no podía evitar llorar y parecía tener miedo incluso al subir al vehículo.

Los padres de Max lógicamente pensaron que su hijo sólo estaba asustado. Quedaron sorprendidos al descubrir que un pincho en el asiento del coche estaba causando el llanto y los gritos de Max. Nichola y Nigel Griffiths se dieron cuenta de esto cuando pusieron a su hijo en el asiento sin taparlo, por el calor.

El pincho de plástico había molestado al bebé y lo dejó con una preocupante marca roja. Aunque al principio pensaron que era una picadura de abeja, Nichola y Nigel descubrieron el pincho de plástico que molestaba a su hijo al inspeccionar mejor el asiento. La pareja se sintió responsable del dolor del pequeño Max durante 18 meses.

Nichola y Nigel llamaron a la marca de asientos de coche, Britax. La compañía examinó el asiento defectuoso y pudo repararlo. Eso no fue suficiente para convencer a Nichola, que estaba enfadada porque su hijo había estado en peligro. Sin embargo, se ha evitado un posible desastre y el pequeño Max ahora disfrutará plenamente de sus viajes en coche.

Getty Images
Escrito por Andrea DP

Sin conexión
Verifique su configuración