Los mayores errores de las campanadas de Nochevieja

Los mayores errores de las campanadas de Nochevieja

Llevamos siglos tomando las uvas. Es probablemente la única tradición española en la que no hay diferencias ni desacuerdos. Sin embargo, año tras año, alguien se equivoca. Lo peor es cuando son los presentadores de las uvas los que meten la pata y provocan que millones de españoles empiecen el año de manera… alternativa. ¿Cuántos de estos gazapos recuerdas?

Es sencillo y además lo conocemos todos. Primero los cuartos y luego las campanadas. No tiene gran misterio. Pero da igual, nos seguimos equivocando. Las cadenas de televisión han inventado todo tipo de gráficos que ayudan a evitar el error… y no sirve de nada. 

Con las uvas en la mano nos entran los nervios por el año que entra. Los deseos para el año nuevo, que no se nos corra el rimmel, los propósitos que habrá que respetar, la alegría de una nueva página en blanco... todo contribuye a que se nos vaya el alma al cielo y nos volvemos a equivocar.

Y cuando no somos nosotros, es la abuela o el cuñado que se ha pasado con el tinto en la cena. Pero bueno, queda el alivio de que nada de esto es grave. Cuando sí que es más serio es cuando el que se equivoca es el presentador de televisión de turno encargado de guiar a todo el país para tomarse las uvas.

Y no es algo insólito… de estos episodios tenemos muchos ya en la historia de la televisión. Por unas cosas o por otras, hay campanadas que no olvidaremos nunca. Te presentamos los mejores (o peores) errores de las campanadas de Nochevieja.

• Natalia C
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración