La epidemia pilla a esta pareja de luna de miel y acaban "encerrados" en el paraíso
La epidemia pilla a esta pareja de luna de miel y acaban "encerrados" en el paraíso
La epidemia pilla a esta pareja de luna de miel y acaban "encerrados" en el paraíso
Lire la vidéo
Leer más

La epidemia pilla a esta pareja de luna de miel y acaban "encerrados" en el paraíso

¿Quedarse atrapado en las Islas Maldivas? Suena bien, ¿verdad? Bueno, pues no todo es tan utópico como lo imaginamos. Esta pareja de Sudáfrica ha tenido un percance que está haciéndoles imposible escapar de su luna de miel.

Olivia y Raúl de Freitas tenían su viaje de novios listo para las Islas Maldivas. Palmeras, agua cristalina, cielos turquesa y arena blanca. Su compañía de viajes les aseguró que podrían volver a casa, así que emprendieron su viaje, en este caso, sin retorno.

“Tenían dudas, pero viajaron igualmente. Eran solo siete días, en teoría, y su agencia de viajes les prometió que, a pesar de todo, todos los ciudadanos sudafricanos podrían volver a casa” alegaba The New York Times, que ha recogido su experiencia.

Lo que no podían prever es que Maldivas y Sudáfrica cerraran sus fronteras. Como no podían abandonar el país, contactaron con la embajada de Sri Lanka y la solución que les dieron era alquilar un avión privadojunto con otras 40 personas que estaban en una situación parecida. El precio ascendía nada más y nada menos que a 140.000 dólares. A medida que los interesados se echaban para atrás, el precio ascendía.

New York Times

Por eso, decidieron quedarse en el hotel en el que se hospedaban, convirtiéndose en sus únicos huéspedes. El personal del hotel tenía prohibido volver a sus casas, así que la pareja se convirtió en la realeza del resort.

“El servicio de habitaciones va a preguntar si queremos algo cinco veces al día, los músicos hacen conciertos privados y el instructor de buceo pide de ir a bucear cada vez que se nos cruza”, añadían.

Sin embargo, no todo es de color rosa. Raúl asegura que la situación puede parecer atractiva desde fuera, pero que a efectos prácticos se aburren muchísimo y tienen la incertidumbre de cuándo podrán volver a casa.

Ahora se alojan en otro hotel diferente que les reasignó el gobierno sudafricano, junto con personas en casos similares. Si siempre has pensado que querrías perderte en una isla desierta, deberías ser consciente de que tal vez sea sólo con la condición de poder volver cuando quieras.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración