Dejó su trabajo estable en Argentina por emigrar a Suecia ahora entrega delivery y es feliz
Dejó su trabajo estable en Argentina por emigrar a Suecia ahora entrega delivery y es feliz
Dejó su trabajo estable en Argentina por emigrar a Suecia ahora entrega delivery y es feliz
Lire la vidéo
Leer más

Dejó su trabajo estable en Argentina por emigrar a Suecia ahora entrega delivery y es feliz

Antonella Agliolo es una argentina de 25 años que hace menos de dos años decidió cambiar su vida, dejó su ciudad natal Evita en Argentina y emigró a Suecia, para ella no está mal lavar platos o hacer las actividades del hogar, siempre y cuando le paguen para vivir de forma digna.

¿Quién es Antonella Agliolo?

Una arriesgada argentina que quiso cambiar su vida, abandonó su trabajo, hogar y amigos, para vivir una experiencia única. Ha trabajado como mesera, recolectora de frutillas en el campo, vivió en una granja, cocinó en un restaurante e hizo tareas de limpieza.

“No me importaba trabajar de lo que fuera con tal de irme del país”, le dijo al medio Infobae

Su aventura empezó unos días antes que la pandemia parara el mundo en 2020.Tomó un avión hacia Barcelona: con la idea de llegar a Dinamarca, pero las restricciones del covid-19, la enfrentaron a una cruda y difícil situación, tuvo que permanecer varios meses en ese país trabajando en una granja.

En Buenos Aires trabajaba como cosmetóloga y mesoterapeuta, una actividad en la que asegura que le iba muy bien. Sus ganas por salir de su país fueron más grandes, a pesar de las dificultades, ahora se siente tranquila en Estocolmo, en donde vive con su novio y encantada por la seguridad y respeto hacia las mujeres que existe en ese país.

La calidad de vida que vive en Suecia la cautivó, es por eso, que cuando las cosas se complicaron en Dinamarca se llenó de fortaleza y emprendió un nuevo viaje. Esta vez rumbo al país en el que se convertiría en su hogar.

Dejó su trabajo estable en Argentina por emigrar a Suecia ahora entrega delivery y es feliz  screenshot
“Me puse a buscar otras opciones, como intercambios estudiantiles o visas de trabajo, No me importaba trabajar de lo que fuera con tal de no regresar a Argentina, así que me puse a investigar y encontré varias opciones.

Luego de hacer los trámites que le tomaron entre 3 y 6 meses accedió a una visa de trabajo en Suecia, en donde asegura estar cumpliendo sus objetivos.

“Pude cumplir mi deseo, superé mis expectativas, me di cuenta que soy capaz y útil para adaptarme a cualquier empleo, me divertí, mejoré mi idioma, conocí mucha gente. El trabajo era agradable y, por más que trabajaras muchas horas, no te sentías esclavizada como suele pasar en Latinoamérica. La gente tiene ese prejuicio y dice: “Van a lavar copas a Europa”.

Antonella lo tiene claro, le gusta controlar sus horarios, darse un gusto de vez en cuando e incluso ahorrar para seguir viajando, por esto se encuentra feliz con lo que hace, se dedica a hacer delivery en bicicleta, así hace ejercicio, conoce más la ciudad y gana dinero al mismo tiempo.

Aunque va cerca de dos años lejos de Argentina, casi no extraña mucho, solo a su familia y amigos, pero esta consiente que no quiere regresar porque su país no le ofrece toda la experiencia que está viviendo en Suecia.

“Volvería a la Argentina sólo a visitar a mi familia”

Además
Sin conexión
Verifique su configuración