Sobrevive a una caída de 4500 metros de altura gracias a las hormigas de fuego

Sobrevive a una caída de 4500 metros de altura gracias a las hormigas de fuego

¿Qué puede haber peor que la picadura de una hormiga de fuego, el insecto tan venenoso cuyo mordisco causa un terrible dolor? Que te piquen 200. Paradójicamente, a Joan Murray eso fue lo que le salvó la vida.

El caso de esta paracaidista es conocido por tratarse de una historia insólita. En septiembre de 1999, la ejecutiva de banca realizó un salto a más de 4.500 metros de altura que se torció en el último momento. Su paracaídas no se abrió y el que llevaba de repuesto no saltó a tiempo.

La mujer se estampó contra un nido de hormigas rojas, un insecto venenoso. El dolor que provoca la mordedura de las hormigas de fuego es casi tan terrible como el que provocan las hormigas bala, comparable a recibir el disparo de un fusil. Imaginad este dolor multiplicado por 200. A Joan fue precisamente su mala suerte la que le salvó la vida. Te contamos su historia en el vídeo.

Marta A
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración