Paris Hilton se ha casado (y su otra sombra la ha eclipsado)

Paris Hilton, la rubia alocada por excelencia, se ha casado por todo lo alto (no podía ser menos). Y lo ha hecho desplegando todo su poder y riqueza, sin olvidarse de sus contactos. Como Kim Kardashian, su amiga inseparable que ya vuela sola.

Paris Hilton se ha casado (y su otra sombra la ha eclipsado)
Leer más
Leer más

Será, sin lugar a dudas, una de las bodas del año. Paris Hilton, la irreverente millonaria rubia ha pasado por el altar.

A sus 40 años ha conseguido tener la boda que siempre soñó, dando rienda suelta a toda su imaginación, personalidad y riqueza.

Hasta 5 vestidos ha utilizado la millonaria más fiestera para su boda de 3 días (sí, cual tradición gitana). Para celebrarlo no ha escatimado en contar con los más prestigiosos diseños, aunque no todos igualmente acertados. Eso sí, perfectos para el terremoto rubio.

El primer vestido con el que posaba era el oficial, un Oscar de la Renta de cuello cisne muy clásico, con detalles florales que la convertían en una novia muy llamativa.

Evidentemente, para estar más cómoda durante la cena y la fiesta posterior (por supuesto, todos sin mascarilla), Paris Hilton se sacó un nuevo modelo del diseñador, un corto vestido de novia para cóctel con flores 3D.

El que más éxito ha concitado fue el vestido de Pamella Rolland con inspiración joya, un escote marcado y una capa sencillamente divina. Con la diadema utilizada y un maquillaje muy adecuado, estaba radiante (y orgullosa de su anillo de casada).

No se contentó Paris Hilton con este modelo, sino que buscó otro más de princesa, con una falda de vuelo más a su estilo firmado por Galia Lahav.

El último modelo no ha sido del agrado de muchos, aunque sí el preferido de Paris Hilton: el modelo rosa Barbie con el que ha disfrutado del muelle de Santa Mónica, que ha alquilado para uso privado de sus invitados.

Kim Kardashian, la invitada que eclipsó a la novia

Antes de ser conocida, Kim Kardashian era la sombra de Paris Hilton. Su amiga para las fiestas. Ahora vuela sola, hasta el punto de que incluso en su boda ha conseguido ser más centro de atención.

Y lo ha conseguido con un vestido negro (no, no es un color tabú para las bodas) espectacular.

Nadie ha quedado indiferente con su corpiño casi inexistente, atrevido, como no podía ser menos cuando hablamos de la reina

La cantante de nuestra infancia que quiere parecerse a Kim Kardashian La cantante de nuestra infancia que quiere parecerse a Kim Kardashian