Fatima Pareja @fatimapareja3 da visibilidad al cáncer de mama y lucha contra la desinformación: "No hay que tener miedo a vivir, sino a no sentirse vivo."

Fátima se tuvo que enfrentar a una noticia dura siendo muy joven. Desde entonces le ha dado visibilidad al cáncer de mama desde sus redes sociales luchando contra muchos tabús. Desde Ohmymag España hemos tenido la oportunidad de hablar con ella.

Fatima Pareja @fatimapareja3 da visibilidad al cáncer de mama y lucha contra la desinformación: "No hay que tener miedo a vivir, sino a no sentirse vivo."
Leer más
Leer más

Fátima Pareja, una joven sevilla que con solo 22 años se tuvo que enfrentar a una de las noticias más duras, padecía cáncer de mamá. Desde entonces le ha dado visibilidad a la enfermedad luchando contra los tabús y la desinformación que existen en la sociedad actual.

En sus redes sociales, @fatimapareja3 ha mostrado fuerza y alegría subiendo fotos de su proceso, tratamiento y recuperación. Sin duda un ejemplo a seguir en las situaciones difíciles que comparte con sus seguidores, los virtuamigos. Desde Ohmymag España hemos tenido la oportunidad de conversar un rato con Fátima y contagiarnos de su brillo y alegría que inspira a muchas personas.

En las redes sociales muestras una mujer con bastante coraje, alegría y vitalidad, pero ¿Cómo te ves a ti misma Fátima?

A día de hoy me sigue sorprendiendo la visión que tiene la gente de mí porque la verdad es que confío mucho menos en mí de lo que realmente se ve. Soy una persona insegura de por sí pero hay momentos en nuestra vida que nos engrandecemos y confiamos, como yo siempre digo: hay que ser para poder creer en una misma. A mí me llegó la enfermedad como anillo al dedo, aunque parezca algo super heavy, la enfermedad la he exprimido al máximo. He tenido la capacidad de ver todo lo bueno que tiene con ella.

"Hay que ser para poder creer en una misma"

¿En qué momento sospechaste que algo no iba bien?

Tenía un bulto hace ya 3 años, lo que pasa que siempre dije yo que voy a tener cáncer si tengo 22 años. Mi madre tuvo cáncer de cuello de útero y yo perdí mi primera cita porque operaban a mi madre y luego la cita la tuve para más tarde. Yo sabiendo que tenía un bulto me quede nueve meses más casi. De hecho, el día de la cita salí del turno de noche de trabajar a las 7 de la mañana pero hubo que me dijo: Fátima ve, quítatelo de encima.
Al final el bulto era maligno. La médica fue muy cruel porque se creó el típico silencio incómodo: tienes que saber que el cáncer de mamá no duele. Tras la consulta, acababa de comprar un piso con mi novio pero me fui a Sevilla a casa de mi madre.

¿Cómo surge la fuerza y capacidad de transmitir tu experiencia en redes sociales?

Todo el mundo tenemos redes sociales y subimos fotos de lo que nos gusta. Yo seguí haciéndolo. No es que dijera voy a contar lo que me está pasando en las redes sociales, era una situación extraordinaria pero no una situación que dijera la voy a exponer y que la vea todo el mundo. Yo no se lo había dicho a mis amigas pero iba publicando cosas, poniendo fotos de la realidad que me estaba tocando vivir, sin ánimo de nada. Eso a la gente le empezó a llegar y cada vez lo iban compartiendo más e iba creciendo más. Mis virtuamigos fueron para mí un apoyo increíble. El poder identificarte con gente que le ha pasado lo mismo que a ti y te van dando consejos que al final te entienden mejor que tu propia madre que está viviendo el proceso contigo.

¿Qué es para ti esta comunidad? Tus virtuamigos

Hay personas que ni siquiera te conocen y están contigo en las duras, en las maduras y en lo bueno que viene. Hay muchas veces que no respondo a los mensajes pero no creo que se merezcan un “mejórate”, quiero poder empatizar con ellos según la situación porque al final es que me cuentan su vida pero no me conocen. Yo quiero seguir manteniendo esta relación pero a veces se hace muy complicado porque no podemos abarcar a todo el mundo.

¿Qué mensaje enviarías si uno de tus virtuamigos pasará por algo parecido a lo que has vivido?

Sobre todo que viva. Habrá momentos en los que se plantee no puedo seguir pero es importante recalcar que hay vida, antes, durante y después del cáncer. Hay personas que el cáncer se las ha llevado y son estrellas en la eternidad. Tengo amigas que han fallecido pero sigo viviendo por ellas. Este año he empezado la carrera de enfermería y yo estoy viviendo por ellas, este triunfo también es suyo. (a mis virtuamigos) que vivan, que disfruten y que hagan lo que les dé la gana, diga lo que diga quien sea.

"No hay que tener miedo a vivir, sino a no sentirse vivo."

Para las chicas más jóvenes ¿Crees que temas como el cáncer o la menopausia prematura siguen siendo temas tabú?

Por supuesto. Si que hay tema tabú pero ya no solo en las chicas que tienen la menopausia precoz sino en cuanto a todo, se habla poco de sexo, de menopausia...solo se sabe cuando lo has empezado a vivir. Si no lo dice el médico nos tenemos que informar entre nosotras. ¿Qué es tema tabú? Por supuestísimo que sí, por eso intento divulgar acerca de desmontar muchos mitos y contar muchas realidades. Hay mucha desinformación pero porque a la gente le da vergüenza pero es una realidad. Es una enfermedad que engloba muchos cambios físicos y mentales, es una montaña rusa de sentimientos, tenemos que hacer un proceso de aceptación y luego de autoaceptación: tengo que aceptar que tengo cáncer y luego la autoaceptación en cada etapa que voy viviendo. Es complicado pero se consigue.

Un mensaje positivo a la vida, al mundo...Algo que inspire

Es que son tantas cosas buenas que me ha dejado...que tengan siempre en cuenta la esencia de las cosas.
Este es Rhea, el lorito sin plumas Este es Rhea, el lorito sin plumas