Andrea Janeiro vive un calvario por culpa de su madre

Sin quererlo ni berberlo, a Andrea Janeiro le llegó la fama cuando aún llevaba pañales. La colaboradora de Sálvame ha dado a conocer a "la persona que más quiere" por todos los platós de televisión que ha pisado hasta ahora. Y claro, tanto bombo mediático tiene sus consecuencias.

Andrea Janeiro vive un calvario por culpa de su madre
Leer más
Leer más

Andrea Janeiro no se libra del foco de las cámaras desde que cumplió sus 18 años, por mucho que ella quiera guardar su anonimato y poder hacer vida como una persona normal. Los esfuerzos de Belén Esteban por mantenerla al margen de sus asuntos televisivos no están dando sus resultados y su hija no puede más. ¿Podría decirse que es su madre la responsable de que la joven viva un calvario?

Los inicios de Belén Esteban en la televisión

Parece mentira pero Belén Esteban no inició su andanza televisiva en la cadena que puede considerarse como su segundo hogar, Telecinco. La primera vez que vimos a la "princesa del pueblo" en un plató fue en la competencia, Antena 3. Empezó como comentarista del programa 'El Bus', ese reality show que surgió en el año 2000 a raíz del éxito de 'Gran Hermano', la apuesta de la cadena enemiga que batió récords de audiencia.

El programa se había importado desde Holanda y consistía en la convivencia de un grupo de personas que recorrerían España durante 100 días dentro de un autobús, pero no consiguió el mismo éxito que GH1 y no tardó en desaparecer de la parrilla televisiva.

Belén Esteban también fue tertuliana de 'Como la vida misma'. Después sería Ana Rosa Quintana quien la lanzaría al estrellato con su programa 'Sabor a ti'. Años más tarde 'Salsa Rosa' la consagró en el mundo de la televisión. La ex del torero Jesulín acabaría pasándose a Telecinco para participar en diferentes formatos de 'Sálvame' como 'Sálvame Golfo' o ‘Sálvame Deluxe’, cuyos platós sigue frecuentando hoy en día.

Las míticas frases sobre Andreíta

Allá donde ha ido, "la princesa del pueblo" siempre ha hablado maravillas de "la niña de sus ojos", la hija que tuvo con su ex pareja el torero Jesulín de Ubrique. La colaboradora de Sálvame nos ha dejado preciadas muestras de amor a su Andreíta a lo largo de su carrera televisiva. Estas son algunas de sus míticas frases que nunca olvidaremos:

1. "Yo por mi hija, MA-TO". Belén Esteban defendería a su hija con uñas y dientes si fuera necesario. Nos lo dejó claro en 2013 a raíz de la polémica en la que se vio envuelta la "niña de sus ojos". Ese año se celebraba la comunión de Julia Janeiro, la hija de su ex marido Joselín de Ubrique con María José Campanario. Andrea no asistió al evento por haberse enterado a través de la prensa y no de su propio padre. Esa es la versión que cuentan ellas y que no tiene nada que ver con la que dio la familia de la Campanario. "Por mi hija mato", gritaba Belén Esteban en el plató de televisión llena de coraje por la falsa versión.

2. "¡Andreíta, cómete el pollo!". Esta mítica frase la captaron unos papparazzis que pillaron desprevenidos en medio de una comida familiar a Belén Esteban, su hija y el que por aquel entonces era su marido.

3. "Soy yonki de mi madre, de mis hermanos, de mi marido, de mi hija y de mis amigos". Esta frase lo deja todo claro. ¿Hay acaso algo más bonito que ser la droga de alguien?

4. "Que te compre la maleta 'El Migue'". Como cualquier buena madre haría, Belén Esteban se preocupa en primer lugar por las necesidades de su hija. No podía sacarse de la cabeza esta inquietud ni siquiera cuando entró como concursante en la última edición de 'Gran Hermano VIP'. Su hija pudo comunicarse con ella a través de un mensaje que dejó en el confesionario. Tenía muy buenas noticias que darle: había aprobado todas las asignaturas. Sin poder contener la emoción de una madre orgullosa, la primera reacción de Belén Esteban fue "dile al Migue que te compre la maleta para el viaje de fin de curso".

Esta no fue la única joya que nos dejó Belén Esteban a su paso por el programa. La mayor muestra de amor que le dedicó a su hija fue la camiseta rosa con un mensaje grabado para Andreíta: "Andrea te quiero". Esto es amor de madre y lo demás son tonterías.