Refugiado vende bolígrafos en la calle con su hija en brazos
Refugiado vende bolígrafos en la calle con su hija en brazos
Leer más

Refugiado vende bolígrafos en la calle con su hija en brazos

Este hombre vivía cómodamente en Líbano, tenía un buen trabajo y ganaba lo suficiente para mantenerse y cubrir todas las necesidades de su familia. Desafortunadamente, debido a la guerra, tuvieron que refugiarse en Yarmouk y dejar toda su vida atrás. Sin dinero y comenzando de cero, se puso a vender bolígrafos en la calle para poder alimentar a su hija.

Un día, Abdul estaba con su hija en brazos en la calle cuando pasó Gissur Simonarson, un activista de Noruega, quien se conmovió ante tal escena. El padre de la niña tenia un aspecto descuidado, sus ojos reflejaban tristeza y mucha desesperación y, además, en sus brazos cargaba a su hija con profundo amor, protegiéndola de cualquier peligro.

Gissur no dudó ni un segundo en tomar una foto y compartirla en las redes sociales con el objetivo de convertir la foto en viral y denunciar la triste realidad que viven muchas personas. Le puso a la foto el título de "vendedor anónimo" y las reacciones no tardaron en llegar.

La intención de Gissur dio buenos resultados y la gente se volcó para ayudar a este padre coraje. Se recaudaron donativos para poder ayudarlo y le propusieron un techo y comida hasta que encontrara trabajo. La generosidad de la gente alcanzó casi los 100 mil dólares.

Gracias a esas personas anónimas, esta familia ha podido salir adelante. Actualmente, este padre ha abierto un restaurante donde trabajan personas refugiadas y donde recaudan donaciones para los refugiados.

Abdul dijo: “No solo cambiaron mi vida, sino la de mis hijos y las de todas las personas de Siria que he podido ayudar con trabajo y donaciones”.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración