Trump tendrá que acatar las normas de Isabel II durante la visita realTrump tendrá que acatar las normas de Isabel II durante la visita real
Trump tendrá que acatar las normas de Isabel II durante la visita real
Leer más

Trump tendrá que acatar las normas de Isabel II durante la visita real

Todos sabemos que a Donald Trump le va el escándalo y suele tener conductas poco tradicionales, incluido en sus visitas oficiales. El mandatario de EEUU se encuentra en Londres junto a la primera dama para mantener un encuentro con la monarca Isabel II. Trump y su mujer se reunirán con la reina en el castillo de Windsor para tomar el té en una cita a la que se aplica un estricto protocolo. ¿Será Trump capaz de mantener la compostura?

El jefe de estado de EEUU y la primera dama aterrizaron el pasado miércoles en Reino Unido para reunirse con la monarca en un momento en el que las relaciones entre ambos países atraviesan una etapa tensa.

Fue el Gobierno británico quien les dio la bienvenida en el país. Theresa May, la primera Ministra de Reino Unido, se encargó de recibir a Donald y a Melania Trump a su llegada. Este primer encuentro serviría para preparar el terreno para la visita real que los dirigentes tienen preparada para el día de hoy. La reina Isabel II recibirá a Trump y a su esposa en el castillo de Windsor para tomar el té en una cita de marcado carácter británico.

Los encuentros con la realeza británica están marcados por un estricto protocolo. Te contamos en el vídeo todas las normas a las que tendrán que ceñirse Donald y Melania Trump. Conociendo el carácter polémico de Donald Trump nos preguntamos, ¿será capaz de ceñirse a las reglas y mantener la compostura durante el encuentro?

Protestas por la visita de Donald Trump

La visita del presidente de EEUU al Reino Unido ha sido objeto de muchas discusiones. El pasado 20 de febrero se debatió en el Parlamento británico si debería vetarse la visita del mandatario, pero finalmente el Gobierno británico se opuso. Se debatió una petición ciudadana con más de 1.8 millones de firmas para impedir que Trump se reuniese con la monarca por "la misoginia y vulgaridad bien documentada" del presidente, según indica el documento.

La llegada de Donald Trump a la capital británica no ha hecho mucha gracia a los londinenses y se han organizado protestas. En Londres se percibe una gran hostilidad por la primera visita del presidente estadounidense que los ciudadanos se han encargado de hacer bien visible.

Un bebé gigante inflable que representa a Trump enrabietado sobrevuela el Parlamento británico. Se han organizado protestas en diferentes zonas céntricas de la ciudad y frente a varios puntos clave de la ciudad como el palacio de Blenheim y la embajada de Estados Unidos en Londres. También han instalado un muro sonoro con música de mariachis y llantos de niños en referencia a la polémica política de inmigración de Trump y hay aparcadas cerca del Palacio de Westminster furgonetas con mensajes de odio: "vete a casa".

Si solo fueran los ingleses los que no quieren a Donald Trump en su país...

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración