Las exigencias de la reina Letizia cabrean a los padres y alumnos del colegio de sus hijas

Las exigencias de la reina Letizia cabrean a los padres y alumnos del colegio de sus hijas

La llegada de la princesa Leonor y de la infanta Sofía al colegio Nuestra Señora de los Rosales revolucionó el centro. El problema no serían las niñas sino su madre. La reina Letizia es una mujer exigente y aprovechando su buena relación con el director del colegio impuso su criterio. ¡Te damos todos los detalles en el vídeo!

Hace años que las hijas de los reyes están escolarizadas en el mismo centro, el Centro Privado de Enseñanza Nuestra Señora de los Rosales, pero hasta ahora hay un detalle que ignorábamos. Los monarcas quieren que la princesa y la infanta reciban la mejor educación posible y por ello confiaron en el mismo colegio en el que estudiaron el rey Felipe VI y sus hermanas cuando eran pequeños.

La calidad de la enseñanza sigue siendo la misma aunque las directivas del centro han cambiado. Esta vez la presencia de la realeza se hizo notar. Desde que las niñas empezaron a asistir a esa institución las reglas han cambiado. La reina Letizia es una mujer de mucho carácter y se encargó de que sus exigencias se hicieran efectivas. 

Terelu Campos  dio testimonio de primera mano y desveló todo lo que ha cambiado en el colegio desde que la princesa Leonor y la infanta Sofía entraron. En su programa Sálvame contó lo que ella misma ha percibido ya que su hija Alejandra estudiaba en el mismo centro escolar. La presentadora reconoció que desde que entraron las hijas de los reyes en ese colegio todo cambió de forma radical, pero las niñas no serían las responsables sino su madre. ¡Te contamos todos los detalles en el vídeo!

Una reina de armas tomar

La reina Letizia ha dejado claro que tiene un fuerte carácter y que no está dispuesta a permitir que las cosas no salgan como ella quiere. Ya vimos la pasada Semana Santa que la reina es capaz de cualquier cosa con tal de salirse con la suya. No dudó en interponerse entre los fotógrafos y doña Sofía cuando la reina emérita quiso hacerse una foto con sus nietas al salir de la catedral de Palma de Mallorca. 

A pesar de que fue un gesto disimulado no pasó desapercibido para la prensa y enseguida todos los medios se hicieron eco del rifirrafe entre las reinas. Siempre se ha sabido que doña Letizia nunca fue del agrado de doña Sofía y don Juan Carlos. Los reyes eméritos hicieron entender rápido a su hijo que no estaban de acuerdo su relación, especialmente por los orígenes humildes de la reina. Por este motivo la reina tuvo que aguantar las humillaciones de su suegro.

Don Juan Carlos puso a la reina Letizia el mote de “la chacha” cuando comenzó su relación con Don Felipe. Doña Letizia era una mujer divorciada y no venía de la realeza, de ahí que fuera la comidilla de la familia real. En otra ocasión el rey emérito le reconoció abiertamente que no era de su agrado con estas palabras: “no me gustas pero haré de ti una reina”. A doña Letizia no le resultó fácil adaptarse al nivel y las exigencias de la realeza pero su familia política tampoco se lo puso nada fácil. 

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse