La larga y fastuosa lista de las joyas de la Corona Británica

La Familia SA. Así se conoce en los mentideros más críticos a la Familia Real Británica. Y es que a sus lucrativos negocios se une la riqueza que supone poseer una de las colecciones de joyas más caras y especiales del mundo. Estas son las Joyas de la Corona.

La larga y fastuosa lista de las joyas de la Corona Británica
Leer más
Leer más

La Familia Real Británica es la tercera más rica del mundo actualmente. Su patrimonio se desconoce: la Reina no está obligada a dar cuenta de sus ingresos y gastos. Solo desde 1993 paga impuestos, aunque no por todo, como se descubrió en los Paradise Papers.

Su riqueza tiene como origen las inversiones, la herencia recibida y un nutrido surtido de joyas de valor incalculable. En ellas, a su vez, hay que distinguir entre las que son de propiedad privada y cuáles de la Corona. En el caso de estas, la titular es la reina o el rey que en ese momento ostente el trono.

Siempre resulta majestuoso ver el inicio del año político en el Parlamento de Londres, con la Reina Isabel II con su capa, bastón y corona. La serie de 'The Crown', una de las ganadoras de los EMYS de este 2021, nos ha abierto una pequeña y sutil mirilla a cómo se gestionan estos temas internamente.

Joyas de la Corona Británica que te asombrarán

Tiara Kokoshnik GETTY IMAGES

Veamos cuáles son las joyas de la Corona Británica más espectaculares y la historia que hay detrás de ellas. Según The Royal Collection, el museo que salvaguarda las piezas, el total del patrimonio rebasa las 22 mil piezas.

  • Corona de San Eduardo: es la más ceremonial, la que se utiliza en la coronación de los reyes. Pesa dos kilos, es de oro y tiene incrustadas piedras preciosas y semipreciosas.
  • Corona de la reina Isabel: a pesar de su aparente sencillez, está creada en platino y contiene el famoso diamante Koh-i-noor de 105 quilates.
  • La tiara Kokoshnik, encargada por Alejandra de Dinamarca en platino y con 488 diamantes.

Joyas Privadas de Isabel II

La mayoría de ellas las ha heredado de su abuela, la reina María de Teck, que aprovechó el exilio de la gran duquesa Elena Vladímirovna de Rusia para conseguir grandes gemas a precio de ganga.

La reina Alexandra y la reina Victoria también hicieron un buen 'ajuar' joyado.

Los broches

Isabel II utiliza los broches como mensaje GETTY IMAGES

Uno de los más populares y vistosos es The Maple Leaf, un obsequio canadiense que le hicieron aún siendo princesa. The Richmond es uno de los menos utilizados pero que llamó la atención en la boda de Harry y Meghan: una perla, varios diamantes, oro y plata.

Diamantes

La reina Isabel II cuenta con una nutrida cantidad de diamantes, todos ellos responden al nombre de Cullinan. Estos son utilizados bien en broches o bien en algunas de las tiaras que mandan hacer.

Coronas y tiaras

Cartier Halo es quizás una de las que más nos suena tanto por 'The Crown' como por el hecho de que fue la que portó Kate Middleton en su boda.

Lover's Knot también es aún muy recordada e imitada. Era una de las favoritas de Lady Di.

Collares

Su colección de joyas particular también cuenta con grandes collares, como el City of London, uno de los que más utiliza y que fue el regalo de la ciudad a su boda con Felipe de Edimburgo.

Con todo, hay que reconocer que saben cómo optimizar sus recursos: una de las fórmulas que utilizan para renovar su fastuoso botín de joyas únicas es el reciclaje. Gran parte de este arsenal de dinero proviene de la fundición de varias piezas anteriores.