La discusión en la que Meghan Markle hizo llorar a Kate Middleton

La discusión en la que Meghan Markle hizo llorar a Kate Middleton

La integración de Meghan Markle en la Familia Real británica parece estar siendo todo un desastre. Fuentes cercanas a la familia han confirmado un episodio de lloros entre las cuñadas tras una discusión días antes de la boda de Meghan y Harry. Te damos los detalles en el vídeo.

La boda: origen de rencillas

La boda de Meghan y Harry se saldó como un maravilloso día para la Familia Real, que celebró una jornada de algarabía y amor. Sin embargo el tiempo pasa y los cercanos a la familia comienzan a desvelar los detalles más escabrosos del evento. Todo parece confirmar que la tensión de la boda sacó lo peor de los novios, generando animadversiones que todavía arrastran.

De hecho, la asistente personal de la pareja, Melisa Touabit, que en el pasado había trabajado para Robbie Williams y su mujer, presentó su dimisión apenas 6 meses después del enlace.

Leer más
Lidl lanza una nueva colección de ropa inspirada en Meghan Markle

La discusión que desató las lágrimas

Según las fuentes, todo habría ocurrido en la prueba del vestido de la pequeña Charlotte. Meghan Markle eligió un vestidito de Givenchy para Charlotte. Pero a la pequeña no le gustó. Es pequeña pero es princesa y sus rabietas son reales.

A Meghan le molestó que a la pequeña no le gustara el atuendo y las cuñadas se lanzaron a una fuerte discusión. Kate Middleton, que acababa de dar a luz a su tercer vástago, estaba muy sensible. Y las lágrimas corrieron.

La discusión parece haber marcado la tensa relación de las cuñadas, que parecen no entenderse. Si bien el asunto parece estar resuelto, son mujeres muy diferentes y la polémica está servida para el futuro. 

El distanciamiento entre los hermanos

Harry y William han sido siempre una pareja de hermanos muy unidos. Sin embargo, la tensa relación entre sus mujeres parece estar poniendo en peligro su cercanía.

Fuentes cercanas confirman también el comportamiento arisco que tuvo Harry en los días cercanos a la boda.

Un síntoma claro de este cambio de tono en las relaciones podría ser la mudanza de Harry y Meghan. Los duques de Sussex decidieron dejar el Palacio de Kensigton (donde también residían William y Kate), para acomodarse en Frogmore Cottage.

La reina tampoco ayuda

La reina de Inglaterra, tan imparcial como siempre, parece tener las cosas claras. No le encanta su nueva nieta. 

Según algunos medios ingleses, no tolera bien los caprichos de Meghan Markle. Así, cuando la nueva duquesa de Sussex le pidió una tiara de esmeralda para la boda, la reina Isabel fue muy clara: contestó, simplemente, que no.  Ser reina tiene la ventaja de no tener que argumentar decisiones. 

El tiempo dirá si las relaciones se van recrudeciendo más o si finalmente Meghan encontrará la manera de encajar en una familia tan compleja. Episodios pasados demostraron que no es la familia más acogedora a la hora de dar la bienvenida a nuevos miembros.

Muchas de estas rencillas tienen cierto parecido a la historia de la princesa Diana, quien debido a ello no vivió ni mucho menos los mejores momentos de su vida en el entorno de Buckingham.

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse