El único consuelo de Urdangarín en la cárcel
El único consuelo de Urdangarín en la cárcel
El único consuelo de Urdangarín en la cárcel
Leer más

El único consuelo de Urdangarín en la cárcel

Iñaki Urdangarín parece haber encontrado un consuelo para enfrentarse a los largos días de prisión a los que se habrá de enfrentar en su reclusión en prisión. En el vídeo te damos toda la información.

Un preso con privilegios

La entrada del cuñado del Rey en prisión es probablemente una de las grandes noticias de los últimos meses. A pesar de que ninguno de los escándalos que ha rodeado a la Familia Real debe ayudar a conciliar el sueño a los Reyes, lo cierto es que la condena de prisión de Iñaki Urdangarín supone un extraño lavado de cara.

Se trata de la materialización de esa idea difícil de creer de que los miembros de la Familia Real son efectivamente iguales ante la ley como el resto de ciudadanos. Eso sin contar con la inmunidad jurídica del Rey establecida por la constitución y del misterioso “indulto” de la infanta Cristina, cuya extraterrestre versión sobre su implicación en el Caso Noos convenció a un juez especialmente indulgente y terminó saldando el escándalo sin ningún cargo.

Iñaki Urdangarín fue sentenciado a más de 5 años de prisión por sus crímenes de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales. A pesar de este completo expediente, el marido de Cristina de Borbón ha podido elegir cárcel.

La afortunada elegida es la cárcel de mujeres de Brieva, en Ávila. Se trata de un centro con larga historia de presos de gran peso político o económico y en la que ser el único recluso masculino le obliga a vivir en un aislamiento casi completo.

Su pasión como consuelo

Según ha podido confirmar El Mundo, Urdangarín parece haber recurrido a una de sus grandes pasiones para superar su condena: el running. Afirman que Iñaki se pasa el día corriendo hasta caer rendido.

No es la primera ocasión que este deporte se relaciona con él. Ya en 2011 participó en el maratón de Nueva York y durante el desarrollo del caso Noos, él mismo afirmó que era la única manera que había encontrado de aliviar la tensión. Limpiado de conciencia a golpe de zapatilla.

La petición de Iñaki

De acuerdo con las mismas fuentes, Iñaki habría realizado una única petición a los funcionarios de la prisión desde su ingreso: “por favor, habladme porque si no me voy a volver loco”. Promesa concedida, por supuesto. Tres funcionarios de prisión se van turnando para dar conversación al marido de Cristina, quien al parecer se mantiene siempre correcto y evita temas personales.

Running y conversaciones ligeras con funcionarios de prisiones constituyen las actividades fundamentales de este singular preso. Sin olvidar por supuesto las dos visitas mensuales que realiza Cristina, que por motivos de seguridad accede a la cárcel directamente en coche y sin mezclarse jamás con el resto de presos no reales.

Todo esto ocurre en un momento en el que la pareja está de absoluta actualidad debido a los recientes humores de divorcio. A pesar de que con tanto escándalo la Casa Real no parece levantar cabeza, en esta caso el rumor ha sido rápidamente apagado por el abogado de Cristina, quien ha afirmado que el rumor es rotundamente falso. La otra principal portavoz improvisada de la Casa Real, la infanta Pilar, ha desmentido también los rumores de divorcio.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración