El hijo de los duques de Sussex no será un miembro de la realeza

El hijo de los duques de Sussex no será un miembro de la realeza

Meghan Markle y el príncipe Harry han decidido que van a mantener a su hijo al margen de la realeza británica. Su decisión puede parecer tajante pero quieren lo mejor para su primogénito y creen que es una buena forma de proteger su intimidad. Además, tampoco serían los primeros miembros de la familia real británica que aplican esta medida. ¡Te damos todos los detalles en el vídeo!

El hijo primogénito de los duques de Sussex ni siquiera ha nacido pero sus padres ya han decidido cómo será su futuro por él. Han tomado una drástica decisión que sin duda va a condicionar el resto de su vida, y es que no quieren que sea un miembro de la realeza. La decisión de los duques de Sussex no va a impedir que ocupe el mismo lugar que le corresponde en la línea de sucesión a la corona británica. El hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry es el séptimo heredero al trono, aunque esto podría cambiar si los duques de Cambridge tuvieran algún hijo más.

Leer más
La sobrina de Lady Di hereda la belleza de la princesa

Aunque los duques de Sussex no hubieran tomado esa decisión, no era seguro que su hijo fuera a tener un título. El padre de la reina Isabel II, el rey Georges V, decidió limitar los títulos dentro de la familia real en 1917. Podría convertirse en el Conde de Dumbarton si fuera un niño o en Lady Mountbatten-Windsor si fuera una niña. Se convertiría en “alteza real” únicamente si la reina decide cambiar el texto de protocolo. El título de príncipe o princesa se reserva a los descendientes directos en la línea de sucesión, como Georges, Charlotte y Louis. Queda por ver si la voluntad de igualdad entre primos va a ser más fuerte que el peso de la tradición para la reina.

La vida privada de los miembros de la familia real casi inexistente

Si la decisión de Meghan Markle y el príncipe Harry de mantener a su hijo alejado de la tormenta mediática sobre la familia real no va a convenir a todos, podemos decir que es la mejor manera de educarlo en un entorno sano. Recordamos que hasta el mínimo gesto de un miembro de la monarquía está siempre vigilado y analizado. La madre fallecida de William y Harry, Lady Di, sufrió esa presión en su momento. Ahora sus hijos imponen una disciplina drástica para la protección de su imagen y su familia. Los duques de Cambridge, Kate Middleton y el príncipe Guillermo, tomaron esta misma decisión para proteger la intimidad de sus tres hijos hasta que crezcan.

Hablando de eso, el protocolo de la corona tiene estrictas prohibiciones durante los embarazos de la familia real británica que pueden parecer descabelladas. Los esposos no deben desvelar el sexo de su bebé. Todo se mantiene en la más estricta confidencialidad antes del nacimiento. Se trata de una maniobra muy inteligente ya que permite a la sociedad especular con esto y hacer apuestas. Por lo tanto, mantiene el misterio alrededor de la familia real más popular del mundo.

• Antonio Lucas
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse