Recomiendan La Macarena para mantener el ritmo durante un masaje cardíaco
Recomiendan La Macarena para mantener el ritmo durante un masaje cardíaco
Leer más

Recomiendan La Macarena para mantener el ritmo durante un masaje cardíaco

Durante una prueba realizada con estudiantes que llevaban a cabo masajes cardiacos, hubo una canción que tuvo un efecto positivo e inesperado: La Macarena.

La Macarena tiene un ritmo de 103 pulsos por minuto (ppm) que podría salvar vidas. Según un estudio que ha publicado un equipo de investigadores de la Universidad de Barcelona, se trataría de un tempo adaptado sobre el cual poder efectuar un masaje cardiaco.

Este resultado se obtuvo tras agrupar a 164 estudiantes que se dispusieron a realizar reanimaciones. Aquellos que tarareaban la melodía de La Macarena tenían muchas más probabilidades de hacerlo al ritmo correcto que aquellos estudiantes sin instrucciones concretas. Durante una reanimación cardiopulmonar, el ritmo recomendado se sitúa entre las 100 y las 120 compresiones por minuto.

Un éxito de la canción con un efecto espectacular

Es la canción más famosa de España y, probablemente, una de las más conocidas del mundo, y el ritmo del coro de la canción es de 103 ppm (pulsaciones por minuto), el ritmo correcto para la frecuencia de las compresiones", declaró Enrique Carrero Cardenal, profesor de la Universidad de Barcelona a The Guardian. Es natural, pues, que este éxito de Los del Río sea una buena guía. Durante este estudio, se formaron a 3 grupos de estudiantes.

El primero no tenía ninguna directriz, el segundo debía tararear la melodía de La Macarena, y el tercero tenía a su disposición una aplicación para smartphone que imitaba un metrónomo. Fue este último grupo el que obtuvo mejores resultados con una media de 91% de las compresiones al ritmo adecuado.

Por su parte, el grupo al que no habían dado directrices logró una media del 24% de compresiones al ritmo correcto, frente al 74% del grupo que tatareaba. Es decir, la eficacia es evidente, pero, ¿qué pueden hacer aquellos que no soporten la canción?

El ritmo no lo es todo en un masaje cardiaco

Afortunadamente, existen otras canciones muy populares con un ritmo adaptado. Sin ir más lejos, el gran éxito Staying Alive de los Bee Gees es uno de esos clásicos que tenemos que canturrear en caso de urgencia. No obstante, el ritmo no es el único criterio para realizar un buen masaje cardíaco. La presión aplicada sobre el pecho también es primordial y, sin embargo, ninguno de los participantes alcanzó la profundidad adecuada, la cual se sitúa entre los 5 y 6 centímetros.

Además, se tiene que tener en cuenta la posición del paciente y el numero de insuflaciones por compresiones. Si la persona tiene pulso pero está insconsciente bastará con pornerla de medio lado, pero si por el contrario, el paciente no respira, se debe procurar que la persona esté tumbada bocarriba y con el cuello estirado para permitir la entrada del oxigeno. En cuanto a la insuflaciones, en los niños se realizan 15 insuflaciones en primer lugar y seguidamente se empieza con las compresiones, cada 15 compresiones se realizarán 2 insuflaciones y para las personas adultas el masaje cardíaco consta de 2 insuflaciones cada 30 compresiones.

Esta técnica puede salvar a personas víctimas de ahogamientos o de infartos. Permite mantener el cerebro oxigenado cuando la respiración o los latidos del corazón cesan. Conocer la profundidad de la presión y el ritmo adecuados es primordial para aportar una ayuda verdaderamente eficaz. Cuando se trata de salvar vidas, a veces hay que dejar tus gustos musicales pasen a un segundo plano.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración