“La estafa del vómito”: la nueva práctica de los conductores de Uber
“La estafa del vómito”: la nueva práctica de los conductores de Uber
Leer más

“La estafa del vómito”: la nueva práctica de los conductores de Uber

Llevada a cabo por algunos conductores sin escrúpulos, actualmente hay en los Estados Unidos una estafa del vómito causando estragos entre la clientela de Uber.

Uber es un servicio de conductor ofrecido por particulares y destinado a particulares. Este servicio de "taxi" ingeniado por la start-up Uber ha causado un gran furor entre el público. Sin embargo, al igual que su coetáneo del hospedaje, Airbnb, han sido dos servicios que han revolucionado los sectores de la hostelería y del transporte, pero que han hecho mucho daño a la competencia directa: los hoteles y los taxis.

Este concepto, que ofrece al particular la posibilidad de trabajar o de sacarse un dinero extra compartiendo su casa o su coche y, por su lado, el cliente obtiene un servicio de la misma calidad y a un mejor precio, ha sido acogido con los brazos abiertos por millones de usuarios.

Sin embargo, si estás pensando sacarte un dinero extra deberás saber que estas start-ups tienen unos requisitos a la hora de trabajar para ellas. En el caso de Uber, la ley establece que los conductores tienen que darse de alta como autónomos y conseguir una licencia VTC. A nivel estético, la compañía exige que el coche y la presentación del conductor sean adecuadas y formales.

Pese a haber sido acosados por los taxistas que denunciaban la intrusión de los trabajadores de Uber y las conductas ilegales de búsqueda de clientes en la calle, el sistema de Uber está regularizado y los conductores tienen que pasar por los mismos problemas que un conductor de taxi.

La estafa de los conductores de Uber

No ha sido una única ocasión en la que un conductor de Uber me ha confesado que hay veces que pierde más dinero en desplazarse a recoger a la persona que el que gana con la carrera. Sin embargo, que pierdan dinero no es justificación alguna para que un conductor de Uber estafe a un cliente que ha confiado en el servicio.

Apoyándose en falsas pruebas, algunos conductores de la sociedad Uber en los Estados Unidos no dudan en engañar a sus clientes cobrándoles tarifas de limpieza por daños en materiales imaginarios.

De hecho, tal y como informa el Miami Herald, numerosas personas han confesado ser víctimas de una estafa bien elaborada por parte de los conductores que han hecho creer a la aplicación que el cliente ha vomitado en su vehículo. Los conductores habrían enviado a la empresa Uber fotografías que, supuestamente, prueban “el incidente”. Como regla general, la empresa prefiere colocarse de su parte en lugar de la de sus clientes.

Las personas estafadas no pueden demostrar su inocencia, por lo que éstas se vieron obligadas a pagar 150 dólares (aproximadamente 130 euros) ¡para limpiar los restos del vómito ficticio! Tampoco pueden poner una denuncia contra Uber, ya que tal y como nos recuerda la empresa, su estatuto estipula que “Los pasajeros son considerados responsables de los daños causados por la comida o el vómito derramado dentro o fuera del vehículo”.

Para los daños de este tipo, la sociedad de vehículos de transporte con conductor factura la sustanciosa suma de 130 euros si el incidente implica una cantidad significativa de fluidos corporales (orina, sangre, vómitos, etc.) dentro del vehículo, ya que requiere una limpieza entre la ventana y la puerta o en los orificios de ventilación. Sale cara la carrera, ¿verdad?

Sin embargo, Uber ha asegurado en el Nuevo Herald “que observará bien de cerca estos casos de fraude, estén demostrados o no, y tomará las medidas necesarias”. “Con 15 millones de desplazamientos al día, lamentablemente Uber no está inmune contra este tipo de prácticas”, ha lamentado la empresa de VTC.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración