El color que nunca hay que llevar a una entrevista

• Antonio Lucas
Evita todo lo ostentoso y opta por colores discretos pero elegantes
Opta por la elegancia sencilla
Evita colores vivos, demasiado llamativos para una entrevista
Lo mismo con los colores demasiado oscuros, deben ser neutros
Elige un rojo clásico pero sofisticado…

Todo el mundo sabe que la primera impresión es primordial. Especialmente, ¡en una entrevista de trabajo! ¿Lo más importante? Comprender bien el futuro entorno para no cometer errores y adaptarse al medio profesional. Ropa, peinado, maquillaje... ¿crees que lo tienes todo pensado? ¡No te olvides de prestar la misma atención a tu pintauñas! ¡Tiene su importancia!


Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse