Por qué dar antibióticos a los niños podría hacer más mal que bien

Por qué dar antibióticos a los niños podría hacer más mal que bien

Un nuevo estudio recientemente publicado en Gran Bretaña subraya que la toma repetida de antibióticos en los niños conduce a la ineficacia de los medicamentos. Una conclusión ligada por un lado al propio límite de este tipo de tratamiento, pero también a la ignorancia de los padres, aún demasiado propensos a ver los medicamentos como remedios para todos los males.

30 % menos de eficacia

Los investigadores de la Universidad de Oxford, Cardiff y Southampton han realizado un estudio con 250000 niños de 1 a 5 años a los que se les había prescrito antibióticos con el fin de determinar la relación entre el número de prescripciones y la ineficacia de los medicamentos a lo largo del tiempo.

Resulta que, a partir de 2 tratamientos al año, los antibióticos perderían un 30 % de eficacia.

Un problema que obliga a muchos niños cada año a tomar tratamientos complementarios o a ser hospitalizados para curarse.

Una toma de consciencia indispensable

Ya que la resistencia a los antibióticos es la razón principal de esta pérdida de eficacia, los investigadores remarcan la falta de consciencia y de conocimiento de los padres sobre las capacidades limitadas de los antibióticos y el reflejo, aún demasiado extendido, de emplearlos como remedios mágicos, multiplicando así los casos de resistencia y haciendo empeorar el estado de sus hijos.

Leer más
El estado de las uñas puede reflejar el estado de salud

Como consecuencia del estudio, la organización profesional de médicos generalistas de Gran Bretaña continúa recordando la importancia de confiar en los profesionales y no suministrar antibióticos a los niños si este último ha indicado que no era necesario, como expresa la directora del organismo, la Doctora Helen Stokes-Lampard: Este estudio demuestra hasta qué punto es importante para los padres comprender que los antibióticos no funcionan sobre cualquier infección y que no deberían darse, por ejemplo, para el resfriado, la tos, la otitis o el dolor de garganta, que son generalmente causadas por virus".

Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración