La conmovedora vida del niño que tiene 4 años y tiene el aspecto de un anciano de 80
La conmovedora vida del niño que tiene 4 años y tiene el aspecto de un anciano de 80
Leer más

La conmovedora vida del niño que tiene 4 años y tiene el aspecto de un anciano de 80

Esta es la conmovedora historia de dos niños afectados por el síndrome de "Benjamin Button" que demuestran su valor a diario pues, a veces, el hecho de ser diferente a los demás hace que la vida sea mucho más dura, especialmente en el colegio.

Bayaceto Hossain encarna a Benjamin Button en la vida real. Este niño originario de Bangladesh tiene solo 4 años pero tiene el aspecto físico de un anciano de 80 años. Esto se debe a una extraña enfermedad que padece de la que se dan muy pocos casos en el mundo, la progeria. El caso del Benjamin Button en la vida real Tiene las cuencas de los ojos hundidas y la piel le cuelga flácida por todas partes, algo nada habitual en cualquier niño de su edad. Pero es que Hossain no tiene en realidad la edad que le corresponde. Su cuerpo se asemeja más al de un anciano que al de un niño. Hossain padece esta enfermedad rara desde que nació. Aunque esta enfermedad que provoca envejecimiento se puede manifestar de muchas formas, el caso de Hossain es el más frecuente. Sus dientes y sus huesos son también más débiles de lo normal, parece que lleven funcionando años y años. El crecimiento físico de los niños que la padecen es completamente anormal y por desgracia no les permite llevar un vida normal. Relacionarse con otros niños es también todo un reto para ellos. ¿Existe una cura para la progeria?

La progeria hace la vida de aquellos que la padecen casi imposible, pero más que por las complicaciones o limitaciones que les provoca la enfermedad, por la poca aceptación que tiene en la sociedad. Los vecinos y lugareños de la localidad que se han cruzado con Hossain piensan en un primer momento que se trata de un castigo. Todos los pensamientos negativos cambian cuando tienen la oportunidad de conocerle mejor. Hossain es uno más de ellos.

Por desgracia es una enfermedad sin cura que el pequeño tendrá que afrontar toda su vida. Lo único que puede hacerse es que quienes la padezcan se sometan a operaciones para aliviar las dolencias que la progeria les provoca. Claro, en un país como Bangladesh esto no es nada fácil y no está al alcance de todos.

Una enfermedad rara La progeria es una enfermedad rara muy poco común. Al mencionarla muchos piensan automáticamente en la película de “El curioso caso de Benjamin Button”, pero en la vida real no se conocen apenas casos de personas que la padezcan, a parte de Hossain. El nombre completo de esta enfermedad es progeria Hutchinson-Gilford, comúnmente conocida como progeria o HGPS. Se manifiesta en los niños desde que son pequeños y consiste en el envejecimiento rápido, concediendo a quienes la padecen el aspecto de una persona de avanzada edad. Los niños que padecen progeria no la manifiestan hasta 18 o 24 meses después de haber nacido. Los signos de esta enfermedad son evidentes: agarrotamiento de las articulaciones, falta de crecimiento y piel envejecida. Otros síntomas que se dan en niños que la padecen son la dislocación de la cadera o enfermedades cardiovasculares, aunque sean síntomas propios de personas mayores. La esperanza de vida de quiénes padecen la progeria es de entre 8 y 21 años.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración