Endometriosis: síntomas, tratamiento y consecuencias.

Endometriosis: síntomas, tratamiento y consecuencias.

Las mujeres que sufren de endometriosis, padecen un tormento diario. Se trata de un trastorno ginecológico muy común que sufren entre el 5 y el 10% de las mujeres en edad reproductiva y el 40% de las que presentan dolores pélvicos durante la menstruación. 

Su nombre, proviene de la palabra endometrio, que es la mucosa que reviste el interior del útero.  

Endometriosis, qué es

La endometriosis se produce cuando el tejido endometrial se genera fuera del útero. Este puede aparecer en los ovarios, ligamentos que soportan el útero, en las trompas de Falopio, en la superficie exterior del útero y pueden llegar a presentarse en órganos adyacentes como los intestinos, la vejiga, los riñones e incluso excepcionalmente puede llegar a aparecer en los pulmones.

La endometriosis se trata de un tejido similar al de la mucosa uterina constituida fuera del útero, lo que supone un problema debido a que es un tejido muy parecido al del endometrio y por tanto, susceptible a las hormonas ováricas.

Las hormonas ováricas actúan como la mucosa uterina frente al ciclo menstrual, ya que los tejidos se destruirán al final de cada ciclo expulsándose por medio del útero. Esta situación provocará la irritación de los órganos circundantes generando cicatrices fibrosas y hasta con el tiempo, quistes.

Síntomas de la endometriosis

Los síntomas de la endometriosis cambian de una mujer a otra. Además hay muchos casos en los que la enfermedad es asintomática. 

La endometriosis puede aparecer en mujeres entre los 25 y 40 años por medio de dolores intensos en el bajo vientre. Una consecuencia de esta enfermedad son los problemas de infertilidad, ya que conseguir un embarazo es complicado para entre el 30% y 40% de las mujeres.

Los principales síntomas de la endometriosis son:

- Dismenorrea (dolor fuerte de menstruación)

- Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales)

- Frecuentes dolores pélvicos

- Disuria (dificultad para orinar) y defecación dolorosa

- Dolor lumbar, abdominal o pélvicos

Estos síntomas frecuentes de endometriosis pueden ir seguidos de: cambios de humor, sensación de malestar general, sensación de pesadez abdominal, falta de impulso vital, fatiga crónica, sangre en la orina o heces.

Endometriosis: Causas

Los estudios en cuanto a las causas que podrían producir la endometriosis no son aun concluyentes, pero existen varias teorías al respecto.

Por una parte se baraja la posibilidad de que se trate de una enfermedad con un componente genético. Las mujeres que tienden a sufrir endometriosis, son hijas o hermanas de mujeres afectadas por esta enfermedad.

Por otro lado, existen otras dos teorías al respecto. La del flujo retrógrado y la del trastorno del sistema inmunitario.

La teoría que hace referencia al flujo retrógrado se produciría durante la menstruación. A veces la dirección del flujo que debe ser excretado (tejido endometrial) por medio de contracciones musculares se invierte dirigiéndose de las trompas de Falopio a los ovarios. Esta situación provoca que haya células endometriales fuera del útero, en los ovarios y en la cavidad pélvica.

En cuanto a la teoría del trastorno del sistema inmunitario, alude a la probabilidad de que el cuerpo no sea capaz de detectar y eliminar el tejido endometrial extrauterino. Los estudios se basan en la importante diferencia que hay en el sistema inmunitario de las mujeres con endometriosis, pero esta teoría aún no está fielmente ratificada.

Además, existen otras teorías en las que algunas de ellas defienden la transformación de esas células fuera del útero en endometriales debido a factores ambientales o genéticos.

Endometriosis: tratamiento

Con los primeros síntomas es aconsejable consultar un médico, ya que permitirá detectar el problema y descartar otros posibles trastornos del sistema reproductor como podría ser la presencia de quistes.

La endometriosis se puede diagnosticar por medio de una ecografía pélvica y en caso de confirmarse la enfermedad, se dispondrá un tratamiento acorde a las circunstancias del paciente.

A los tratamientos hormonales que bloquean la producción de hormonas por parte de los ovarios disminuyendo así el sangrado, se les puede acoplar un tratamiento en base a analgésicos y antiinflamatorios, que calmarán los dolores pélvicos.

Cuando nos enfrentamos a una endometriosis severa, existe la posibilidad de realizar una cirugía conservadora. La intervención  trata de eliminar por medio de laparoscopia las excrecencias endometriales, los tejidos cicatriciales y las adherencias que habitualmente causan la infertilidad protegiendo el útero y los ovarios.

La laparoscopia se trata de un tubo provisto de una cámara y un láser que se introduce en el abdomen y quema los tejidos. Tras este tipo de intervenciones, entre el 70% y el 100% de las mujeres, aseguran que han mitigado los dolores tras la operación.

Leer más
Reglas dolorosas, un síntoma de endometriosis

La intervención no asegura que no vuelva a reaparecer en un futuro. Una situación reincidente o de mayor gravedad podrían llevar a las mujeres a realizar otro tipo de intervención más radical, como la histerectomía. Éste caso sólo se ha de considerar en casos muy graves y como último recurso ya que durante la operación se retira el útero y los ovarios. Con esta cirugía se elimina cualquier tipo de estimulación hormonal pero como consecuencia provoca menopausia y esterilidad permanente.

Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración