Una artista que rompe esquemas sobre el escenario con su mirada crítica del sistema

La igualdad real de la mujer, aunque hemos avanzado durante estos últimos años, es todavía una tarea pendiente de nuestra sociedad. La activista Pamela Palenciano es sin duda una de las artistas que más ha puesto su talento a disposición del movimiento y su nombre aparece siempre que hablamos de lucha contra el machismo.

Una artista que rompe esquemas sobre el escenario con su mirada crítica del sistema
Leer más
Leer más

Tan solo unos días después de haber conocido que, según los últimos datos de la macroencuesta del Ministerio de Igualdad, una de cada dos mujeres en España ha sufrido algún tipo de violencia machista, hemos querido adentrarnos en esta problemática.

Para ello, Pamela Palenciano, la activista y monologuista feminista, nos ha concedido una entrevista donde profundiza sobre los principales desafíos del movimiento, aporta recomendaciones para el empoderamiento de mujeres y niñas y nos cuenta su experiencia y cuáles son sus retos futuros. La igualdad real de la mujer es difícil, pero está cada vez más cerca.

Su punto de inflexión y carrera profesional: "El teatro es la herramienta más maravillosa que conozco"

Pamela lleva ya 17 años con su famoso monólogo 'No solo duelen los golpes' donde cuenta su experiencia con la violencia machista de una forma sencilla, clara y que busca romper esquemas de una sociedad desigualitaria, donde las mujeres se llevan la peor parte.

Sin embargo, esta artista no siempre estuvo encima del escenario, pues empezó con una exposición de fotos que, al ir verbalizando, dieron forma a lo que es hoy en día su puesta en escena. Ella misma define el teatro como "un amor único".

View this post on Instagram

🎭 ¡Hoy es el Día Mundial del Teatro! 🎭 …y eso me hace pasar un día de confinamiento más especial. Mientras buscaba k publicar entre fotos y videos, empecé a ver todos los años k me ha acompañado el teatro en mi vida y cómo me la transformó. El monólogo teatral “No solo duelen los golpes” no es lo k es sin todos estos años entre tablas. Recuerdo cuándo me exponía ante el público y no tenía personajes. Recuerdo la primera vez k experimenté al poner a “Antonio” frente a todos y transformarme en él. La cara de la gente, la reacción de la gente fue increíble. Todo ese alejamiento teatral, todo el cuerpo, el trabajo de personajes, los giros, la energía de cada personaje… no fue de un día a otro. ¡Me encantan estos procesos porque hacen el trabajo AUTÉNTICO, ORIGINAL Y CREÍBLE! En este día mundial del teatro pido una OVACIÓN a este Arte k lleva al público todas las emociones necesarias para k se lleven la reflexión a casa. ¡Defendamos siempre el oficio y arte del teatro frente a aquellxs que le minimizan y lo pasan por alto! ¡¡FELICIDADES COLEGAS ARTISTAS, ACTRICES, ACTORES, DIRECTORAS Y DIRECTORES Y TODO PERSONAL TEATRAL!! OLE OLE Y OLE! #diamundialdelteatro #nosoloduelenlosgolpes2020 📸 Bárbara D. Alarcón

A post shared by pamela palenciano jodar (@pamelapalenciano) on

"El monólogo en sí es una catarsis colectiva que necesita de público: de poder transformar y contar mi experiencia a través del teatro para que mujeres y niñas, para que se sientan identificadas conmigo [...] Mi personaje protagonista es el maltratador y es como poner el punto en quien ejerce la violencia".

P. ¿Por qué decidiste especializar todo tu trabajo en ayudar a la causa de las mujeres? ¿Hubo un momento concreto que te hizo reaccionar?

"Justamente mi primera psicóloga me dijo la frase "no solo duelen los golpes" y cuando me hizo saber y reconocer lo que a mí me había pasado con mi maltratador no era porque yo era Pamela, de 12 años [...] Cuando ella me enfocó que eso me pasaba por ser mujer dije "¡Ah! esto nos pasa entonces a todas, no es que me pase a mí que he tenido "mala suerte" y que me he enamorado de un maltratador, sino que nos pasa a todas por ser mujeres".
"Aprendemos a amar de una determinada manera, estamos cumpliendo unos roles y unos estereotipos de género que vienen impuestos por un patriarcado y nos hace llegar a este punto de enamorarnos de tipos que nos hacen daño. Y ahí se me despertó la luz".
"Lo hago desde el deseo de que las mujeres nos empoderemos a través del teatro. El teatro creo que es la herramienta más maravillosa que conozco, aunque me encantan todas las disciplinas artísticas, pero el teatro creo que es la más catártica porque te pasa por el cuerpo y es el cuerpo es el que te hace liberar el dolor".

Las verdades incómodas que le cierran muchas puertas: "Cada vez que recibo un ataque, me mandan 1.000 mensajes de amor"

Pamela siempre tiene una sonrisa en la cara. Argumenta que, aunque su discurso esté censurado por las posiciones más retrógradas y conservadoras y debe hacer frente a muchos ataques, el mensaje ha calado y las mujeres, niñas y adolescentes "vienen con mucha fuerza" y eso hace temblar a sus detractores. Pamela se mantiene siempre firme y anima a todas las mujeres a expresar libremente su opinión en las redes, por muchos haters que haya.

P. ¿Cómo es ser mujer y decir verdades que gran parte de la sociedad aún no quiere escuchar?

"En el mundo del teatro siempre ha sido complejo el que una mujer llegue más lejos. De hecho mi monólogo está bastante censurado por mucha gente de la ultraderecha porque el mensaje que planteo quiere acabar con el sistema que perpetúa la desigualdad".
"El humor que yo hago es un humor feminista y este no llega tan lejos. Si tú como mujer cuentas chistes de hombres o te haces pasar por un hombre cuando hablas de la sexualidad, de consumo, de tu libertad como mujer, pues sí que encajas en el mundo masculino. Pero si vienes a cuestionar el mundo masculino pues tienes muchas más puertas que se te cierran pero que también son otras mil millones que se te abren".

P. ¿Te has sentido apoyada y arropada por la sociedad al iniciarte en esta aventura?

"El 90% de mis apoyos son mujeres. Desde siempre. Hay un 10% de hombres, menos mal que apoyan y entienden este movimiento. Empecé con la plataforma 'Violencia 0' de Málaga y a partir de ahí las áreas de igualdad de todos los ayuntamientos, y en El Salvador, el tiempo que vivido con las ONG y asociaciones feministas son las que más me han apoyado para poder seguir".
"De hecho, si yo sigo haciendo este proyecto es porque hay muchísima gente que me arropa, porque yo sola no podría cargar con toda la crudeza que revierte también el monólogo. Porque como el monólogo incomoda mucho también vivo muchos ataques, denuncias, censura [...] No soy excepcional ni única, esto pasa porque me cuidan mucho".

P. ¿Cómo llevas el recibir tantos ataques?

"Yo lo he llevado mal. [...] Pero sí es cierto que como me he sentido tan arropada siempre y he visto que al pedir ayuda en redes me han salido miles de personas para apoyarme, pues me hacen seguir estando presente. Porque cada vez que recibo un ataque recibo 1.000 mensajes de amor, entonces compensa".

P. ¿Has sufrido alguna vez comentarios sexistas sobre tu físico o tu forma de vestir?

"Esos son los comentarios sexistas de mi día a día a día. Es decir, las redes sociales me atacan por mi físico y no tanto por mi monólogo. [...] Por ejemplo si has parido, como en mi último vídeo de violencia obstétrica que hablo de mi parto me decía uno "hay que ser muy valiente como para poder preñarte", es decir cosas como muy a mi físico".
"Pero es cierto que las mujeres llegamos a determinada edad en la que nos vamos como liberando. [...] A partir de cierta edad, como eres menos violable para ellos pues ya te critican por gorda, por fea... pero es cierto que lo que yo sufrí cuando era más joven y que enfrenté en cuanto al sexismo más violento se ha ido relajando y aprovecho yo justamente ahí cuando va bajando para atacar con energía a través del monólogo".

El empoderamiento femenino, esencial para tomar las riendas de tu vida: "Busca una amiga y empieza"

Para Pamela, la igualdad real de la mujer pasa por unirte a otras mujeres buscando esa sororidad tan ansiada. La artista malagueña señala que el feminismo va más allá del que conocemos y pone el ejemplo del "feminismo de pueblo", que es aquel que la mujeres han hecho toda la vida: hablar entre ellas y animarse a cambiar las cosas. "Mientras que el patriarcado nos quiere enfrentadas, el feminismo nos quiere unidas", expresa.

P. ¿Cuáles crees que son algunas acciones concretas que pueden hacer las mujeres y niñas para empoderarse?

"Siempre dicen que para hacer feminismo: busca una amiga y empieza. Nunca hay una lucha individual. Date cuenta que lo que te pasa por ser mujer te hace ver a tu vecina de enfrente, a tu hermana, a tu madre, a tus amigas, y mirarlas de frente te crea mucho poder".
"El empoderamiento realmente es un poder que tenemos dentro, que nos apropiamos de él. [...] No solo queremos que las niñas crezcan libres, los niños también. Que los niños puedan elegir jugar con muñecas, ponerse camisetas de purpurina, que le encanten los unicornios y puedan ser felices en este mundo tan machirulo y tan encorsetado".
"Hay muchas acciones de mirarte en el espejo y aceptarte y quererte, y no mirarte en el espejo que el patriarcado te impone: de tener determinada belleza, color de piel, el 90-60-90... Lo bonito del feminismo es que te hace sentir que tienes derecho a ser feliz".

P. ¿Qué frase les dirías a esas mujeres y niñas que quieren agarrar con fuerza el control de sus vidas?

"La frase más empoderadora es "el amor de verdad no duele".Cuando te das cuenta de que el amor de verdad no duele, que por amor no se sufre. Cuando te das cuenta que estás con alguien que suma cosas a tu vida, que te hace crecer, eso es lo más bonito que te puede pasar".
"Mirarte en el espejo y decir oye: el amor de verdad no duele, me merezco que me quieran bien porque yo quiero bien, entonces me merezco que me quieran bien".

El futuro y sueño de Pamela Palenciano: trabajar el teatro con adolescentes para empoderarles

Aunque Pamela reconoce que seguirá con su monólogo en España, lo cierto es que nos cuenta que le encantaría hacer una gira y volver a latinoamérica, a países como El Salvador, lugar que conoce de primera mano por haber vivido allí 8 años. ¿Su sueño? Trabajar el teatro con adolescentes donde puedan expresar sus situaciones de violencia.

P. ¿Cuáles son tus retos futuros sobre el escenario y fuera de él? ¿Tus proyectos a corto y a largo plazo?

"La edad que más me apasiona es entre los 12 y los 18 años y quiero trabajar con adolescentes, que es justo la edad en la que yo enfrenté la violencia machista y es porque es una edad que en el mundo está olvidada. Están entre niños y adultos, y los adolescentes cuando los quieren colocar en un grupo o bien los adultizan mucho o bien los hacen sentir inferiores con cosas como 'Estos jóvenes de hoy en día...', como que lo minimizan..."
"Creo que es una edad en la que creas tu identidad. Hay mucho trabajo por hacer en la adolescencia, conformas tu identidad. Además, la palabra "adolescente" significa "adolescer", de algo adoleces...[...] Entonces me imagino un espacio... me encantaría al lado de la playa en Cádiz, trabajando con adolescentes su obra de teatro y que luego la puedan proyectar".

Faltan referentes femeninos en los libros: "Brillamos por nuestra ausencia pero existimos"

Pamela asegura que si a las niñas les hiciéramos conocedoras de referentes femeninos fuertes, eso les permitiría soñar con profesiones que realmente quisieran desempeñar.

P. ¿Crees que a las niñas les faltan mujeres artistas como referentes? En los libros muchas veces todavía brillamos por nuestra ausencia...

"Brillamos por su ausencia pero existimos. Yo creo que está todo pensado y no quieren que en los libros haya referentes que a las niñas las pueda empoderar desde bien pequeñas. [...] Si les diéramos más referentes de fuerza, no solo Frida Kahlo que está bastante extendida, sino muchísimas más mujeres artistas que hacen un montón de cosas, eso a las niñas les daría una posibilidad de soñar un futuro con profesiones y cosas que le dieran ganas de hacer".

El cambio que "viene con mucha fuerza" y hace temblar al sistema

P. ¿Se ha avanzado? ¿El mensaje por una igualdad real está calando en las nuevas generaciones?

"Sí que es verdad que falta mucho, pero en los 17 años que llevo trabajando he visto unos avances brutales y sí que es verdad que con algo de retroceso por culpa de la ultraderecha. Pero cuando veo a esas niñas me inspiran, porque digo sí confío en la generación no futura, sino presente: los niños y las niñas no son el futuro sino el presente de su etapa vital y los adolescente".
"Sí que creo que esto está cambiando mucho a mejor y por eso ocurren los retrocesos, porque están temblando. El sistema patriarcal que ve que las mujeres nos estamos empoderando desde que somos niñas están temblando, porque dicen "uy, estas vienen con mucha fuerza".