Las marcas de ropa nos mienten sobre las tallas
Las marcas de ropa nos mienten sobre las tallas
Leer más

Las marcas de ropa nos mienten sobre las tallas

Cada vez más mujeres publican fotos de sí mismas en los probadores de Zara, Bershka o Massimo Dutti. Proporcionan pruebas de que el tamaño de la ropa que llevan no se corresponde con ellas. Explicaciones.

¿Es la etiqueta nuestro peor enemigo? Esa es la afirmación de muchas mujeres que se molestan por no tener acceso a la ropa que les gusta. Lucie, una bloguera de belleza y moda, causó un gran revuelo en Twitter. Quería expresar su rechazo a un estándar de delgadez que impide a las mujeres de todas las formas y tamaños vestirse y sentirse bien con ellas mismas.

Una talla L se convierte en una XS

Lucie, una bloguera de belleza y moda, tiene problemas para encontrar tiendas que tengan ropa de su talla. Ella es la "talla media de una mujer francesa", es decir, una 42, por lo que tiene que decir adiós a los grandes nombres como Zara, Bershka y Pimkie.

Como prueba, su último intento con Zara: "no sientes que te estás pasando con tus tallas. Pantalones cortos que no puedo subir por encima de las rodillas".

"Tengo curvas sí, pero de ahí a no poder caber en una L (...) después te sorprendes de que las mujeres se crean gordas" dice bajo su foto de Twitter. Su mensaje ha inspirado a muchas mujeres que han encontrado su camino en las palabras y la demostración de Lucie.

Ya no tiene sentido hacer 38

Toda mujer, ya sea de 36, 42 o 46 años, tiene un día en el que siente que está embutida en sus vaqueros. A causa de esto, hoy en día decir "soy talla 10" ya no tiene sentido. "Soy talla diez con esta marca y este estilo de pantalones" sería más correcto. En Le Parisien, Cathy Xicluna, cofundadora del sitio web de ropa Clickndress explica:

"Cada marca tiene su objetivo. Una 38 no será lo mismo si se dirige a personas de 18-35 años o 45-65 años. Con el desarrollo del comercio electrónico (...) ahora tenemos más opciones y nos hemos saltado el escenario del probador. Ahora, cada marca tiene su propio tallaje".

Unas declaraciones de sabor amargo para Deena Shoemaker. Esta joven de 27 años, que vive en Kansas, Estados Unidos, ha decidido por lo tanto poner en práctica esta teoría. Se puso seis predas de diferentes marcas, lo que halaga su silueta cada vez según el sitio The Independent. Problema, las etiquetas van de la 34 a la 42. Entonces, ¿qué tamaño tiene realmente?

La compra compulsiva de ego…

Este desequilibrio entre su tamaño real y el de las etiquetas tiene un nombre: el vanity sizing o "tallaje vanidoso", a entender, el tamaño de la complacencia. De hecho, las marcas se permiten diferencias de hasta ocho centímetros entre las prendas para hacer creer a las clientas que son más delgadas de lo que pensaban. Al final, una clienta cabrá en una talla 38 cuando la prenda se corta normalmente en una talla 40. Solo cambia la etiqueta. Ni el corte ni el cuerpo.

¿Pero qué hay de las tallas de más de 40? En un estudio realizado en 2016 por Clickndress, de 8000 mujeres, las que tenían una talla 36 tenían más opciones en las estanterías que las que tenían una talla 44.

Sin embargo, el 40 % de las mujeres francesas tienen una talla 42 y más, mientras que apenas el 6 % tienen una talla 36. Así que no hay necesidad de acomlejarse, especialmente en lo que se refiere a nuestros pantalones.

Para obtener más información, echa un vistazo al vídeo de arriba.

Escrito por Irene M.F.

Sin conexión
Verifique su configuración