La depresión: Porqué las mujeres son las más afectadas

Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de sufrir episodios depresivos. Este riesgo aumenta si tienen problemas financieros, personales o de salud.

La depresión: Porqué las mujeres son las más afectadas
Leer más
Leer más

En la literatura psiquiátrica se ha observado que ciertas enfermedades mentales, incluida la depresión, afectan preferentemente a un sexo en vez de al otro. Esta observación ha dado lugar a muchas preguntas:

¿Existe una explicación genética o fisiológica para tales diferencias, o son un reflejo de la construcción social del género femenino y masculino? ¿Son las mujeres más propensas a sufrir una depresión mayor porque se supone que el género femenino tiene más derecho a expresar estas emociones que el masculino? Son algunas de las preguntas que propone el centro de estudios sobre el estrés humano (CESH) para llevar un análisis y datos reales del porqué.

El cuerpo humano, tanto el femenino como el masculino se rigen por las hormonas y es por eso que a las mujeres en este aspecto, les afecta más, debido principalmente a su ciclo hormonal que va variando todos los meses a causa de la menstruación o menopausia. En los hombres esto no pasa.

getty

Aspectos psicosociales asociados a la concepción del género femenino

A pesar de que existe una fuerte correlación entre la regulación endocrina femenina y la prevalencia de la depresión, no hay que olvidar los aspectos psicosociales estructurados en la sociedad en cuanto al género femenino.

Ya que desde el nacimiento, los padres interactúan de forma diferente con un hijo dependiente si es un niño o una niña. Pues el género masculino se asocia a atributos como el control de los propios sentimientos y la independencia, por lo que es mucho menos probable que los hombres acudan a su médico cuando tienen síntomas de depresión.

Esto también es cierto para las mujeres, cuya construcción de la identidad de género las hace más emocionales que los hombres, lo que las hace más proclives a buscar ayuda cuando no están bien. Además, los roles sociales asociados a los periodos de mayor vulnerabilidad de las mujeres (por ejemplo, la pubertad o el embarazo) también podrían explicar en parte la prevalencia de la depresión entre ellas.

getty

De hecho, todos estos periodos corresponden a momentos en los que se modifica la imagen que la mujer tiene de sí misma. En la pubertad la joven se ve a sí misma entrando en el mundo adulto a medida que su complexión cambia, adoptando formas propias del cuerpo de la mujer (por ejemplo: desarrollo de los pechos, ampliación de la pelvis).

Durante el embarazo y el posparto, es una etapa con muchos cambios en la que se debe asumir los nuevos roles sociales que conllevan estas responsabilidades. Muchas veces la menopausia es percibida por las mujeres no sólo como el fin de la menstruación, sino como una señal de que la vejez se acerca.

En consecuencia, estos periodos de cambio van acompañados de dudas y temores y, por tanto, son estresantes, lo que aumenta la vulnerabilidad de quienes los experimentan a desarrollar diversas enfermedades relacionadas con el estrés, incluida la depresión.

Tampoco hay que olvidar el hecho de que muchas mujeres sufren o han sufrido en algún momento de su vida algún tipo de abuso sexual, ya que se las coloca como un blanco de abuso emocional. Según algunos estudios y expertos indican que si estas mujeres han sufrido de pequeñas o de adultas abusos físicos, emocionales, sexualmente, tienen más probabilidades de sufrir depresión.

Cómo salir de la depresión

Seguramente habrás escuchado a mucha gente decirle a alguien que está mal emocionalmente frases como:

“anímate, haz un esfuerzo”, “estás así porque tú quieres”, o “no tienes motivos para estar así”.

Uno/a creerá que lo dice sin maldad pero, este tipo de mensajes hacen que la persona que pasa por una depresión se sienta incomprendida y, desde luego, no le ayudan a sentirse mejor.

Los consejos que nosotros damos es que te informes sobre esta depresión, para así comprenderla mucho mejor, que te mantengas activa haciendo ejercicios aeróbicos, ya que puede aliviar considerablemente los síntomas de la depresión, comer saludablemente... Pero si esto tampoco funciona es recomendable hacer terapia e ir a un especialista para soltar toda esa angustia que llevas dentro y que no te deja avanzar.