Flavita Banana: "Me gusta pensar que hago que gente joven se interese más por la política"

Flavita Banana es una de las viñetistas españolas más destacadas. Conocida por sus trazos y por no temblarle el pulso ante las verdades incómodas, esta autora nos ha contado un poco más sobre la situación que vivimos y, en definitiva, el empoderamiento. Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a una de las voces de nuestra generación.

Flavita Banana: "Me gusta pensar que hago que gente joven se interese más por la política"
Leer más
Leer más

Flavita Banana es una de las viñetistas más conocidas del panorama actual. Y es que su estilo desenfadado, su costumbrismo y su capacidad de dibujar escenas que dice lo que no muchos quieren oír, son algunos de los ingredientes de su receta del éxito

Sabemos que eras muy crack en ciencias pero que más tarde te subiste al carro de las viñetas. ¿Cómo es pertenecer al mundo viñetista siendo mujer?

Es un poco excepcional, un poco nuevo. Yo personalmente no he tenido ningún problema con compañeros ni con redacciones ni con editorial, ni nada, pero sí que vas un poco dando palos. Digamos que no tienes muchos referentes. Yo personalmente en el mundo de la viñeta solo tengo a Maitena, por ejemplo, en la viñeta en sí, en la viñeta de opinión, de actualidad, en periódico. Pero es un lujo y un gusto, maravilla.

La realidad de las mujeres plasmada, de forma directa y ocurrente

Pero además de su estilo y vivencia en el mundo de la viñeta, cuyo arte podemos ver todas las semanas en El País, Flavita Banana pone en el centro el centro de sus escenas a una mujer, la protagonista esencial de sus creatividades.

En otros casos hay un personaje central, como en el caso de lola Vendetta o Moderna de pueblo, por ejemplo, pero en el tuyo tú eres Flavita Banana y tu protagonista una mujer.

La verdad es que no hay un personaje, la verdad es que pongo nombres diferentes en las viñetas para que se vea que son mujeres. Lo que pasa que es que como la manera que tengo de dibujar es muy sencilla, pues puede parecer que siempre sea la misma, pero no, son mujeres cualesquiera.

¿Se refleja así el costumbrismo y cotidianidad en tu arte?

Yo lo que intento es normalizar es que la mensajera neutra de una situación X sea mujer. Es digamos, intentar que la mujer esté más presente en la viñeta o en el cómic. Es ponerla en situaciones cotidianas que pueden incurrir a cualquier género, pero que la escena quien aparezca sea una mujer.

Cuando has dibujado viñetas, ¿siempre te has orientado a mostrar una realidad de las mujeres? ¿O cómo llegas a ese punto?

Lo haces porque empiezas a narrar tu día a día. Es raro que una persona se ponga a dibujar, a crear de la nada, y lo primero que dibuje sean cosas que no existen o que no conoce. Obviamente todo el mundo empieza dibujando lo que conoce, o lo que le rodea, o lo que se imagina.
En mi caso era más vivencias personales y con el tiempo me fui dando cuenta que cuando me cuando me acercaba un poco más a la realidad de las mujeres, o mía como mujer, me daba cuenta de que muchas mujeres me decían que por fin lo había expresado, aquello que todavía no habían logrado poner en palabras o saber cómo se sentían.
Entonces aproveché un poco el filón, no para tener más éxito, sino porque me di cuenta que yo sabía, o tenía sobretodo el tiempo y la capacidad para plasmar cosas que nos ocurren.

Sabemos que todo movimiento por una igualdad real y por cuestionar un sistema patriarcal pasa por tener muchos apoyos. ¿Has tenido ayuda estos años?

Bueno, los amigos, la gente que me conoce digamos. Sí, es como todo, siempre que es algo un poco desconocido, algo que levanta ampollas, algo que va a generar debate y así, por ejemplo a la familia le da un poco más de palo, no lo pondrán sobre la mesa todo el tiempo.
Todavía suele ocurrir que cuando se toca el tema del feminismo o así, en muchas familias pues pueden que estén de acuerdo pero es del rollo de “bueno, pero no nos amargues la comida”. Porque todavía es algo como “bueno sí, hazlo, pero cállate”, porque todavía siguen pensando que es momentáneo, o una cosa tuya, pero en realidad es un beneficio global.
La verdad, yo creo que a todo el mundo le parece bien. Y sobretodo yo creo que el apoyo, más que apoyo, es el hecho de que te refuerzas que a tanta gente le está ayudando, que era una de las pocas cosas que no había previsto y que va ocurriendo cada vez más que te conviertes en una ayuda real, y en muchos casos un detonante literalmente. Que hay gente, mujeres, que toman decisiones grandes en su vida en base a lo que has dicho o dibujado. Entonces claro, es mucha responsabilidad pero también mucho orgullo, en mi caso.

Un humor al que no le tiembla el pulso

La ventaja del arte de Flavita Banana es que siempre sabe sacarle la punta irónica y humorística a la escenas, incluso a las verdades más incómodas.

Tener un humor tan directo genera muchos enemigos, ¿qué tal con los haters?

Bueno, internet, ¿no? Internet. Como todo el mundo le mundo tiene la oportunidad de comentar, pues todo el mundo cree que tiene la obligación de comentar. Entonces en muchos casos o en un 99%, ahí se queda. Es decir, no he tenido experiencias en las que cara a cara alguien me dijera “oye no estoy de acuerdo con lo que estás haciendo, o lo que has dicho, o aquella en concreto no me gustó y tal…”, jamás, jamás.

Definen tu trabajo como "humor triste, una mezcla de costumbrismo y absurdidad", ¿es así? ¿Le has encontrado el punto a lo absurdo?

A ver, es que va variando. Yo que sé, ¿qué llevaré hechas? ¿900 viñetas desde que empecé? O sea, no están todas en Instagram, que ahora no se ponga todo el mundo a mirar. Y de hecho hay muchísimas más en casa en papel, pero claro, no todas encajan en el mismo concepto.
Algunas son mas reivindicativas, otras son de temas de relaciones, otras son totalmente absurdas, que es lo que decíamos, que yo para mi es mi género favorito y es un poco el que está más en peligro porque al no tener un objetivo social concreto, siempre se le busca los tres pies al gato con las viñetas de absurdo.
Las viñetas de absurdo, por ejemplo yo dibujo colgados, ahorcados, y cosas así, pues no se puede hoy en día hacer nada en base a eso. Entonces me sabe mal porque el absurdo está en peligro de extinción, porque el absurdo pues es eso, no tiene fundamento, es el reír por el reír, y claro, siempre suelo usar ingredientes que a una persona u a otra puede molestar, pero bueno.

¿Qué característica de tus viñetas dirías que ayuda más al empoderamiento de las mujeres y niñas?

No lo sé, la verdad, pero una cosa que me gusta pensar es que quizá es el hecho de que no tengan un aspecto bello. Es decir, no solo las mujeres que aparecen dibujadas sino, el tipo de trazo, el tipo de composición, el tipo de imagen, es bastante neutra, es blanco y negro, sin escenario, sin fondo… Entonces no hay pretensión de belleza, no hay filigrana, no hay floritura, no quiere ser bonito, sino que yo estoy aquí para decir algo.
Me parece que esto puede ayudar a que se tome no en serio, porque no me gusta esa expresión, sino que se tenga un poco mas en cuenta quizá, la intención del dibujo, más que la apariencia.

¿Cuál es tu tema estrella? Del que más te gusta dibujar

La muerte, hacer humor de la muerte, a mí es lo más me gusta porque yo creo que la pone en escena, ¿sabes? Y es un tema que jamás se pone en escena. ¿Qué se está poniendo en a través del humor? Sí, ¿pero alguien más lo está poniendo en escena? No. Solo se oculta, se dramatiza, entonces… yo creo que con el humor hay muchísimo material ahí.

Las viñetas en la época Covid-19

La autora nos cuenta que, a pesar de que estamos en una época idónea para las viñetas, ella prefiere alejarse de la actualidad y se más atemporal.

¿Cómo ves la situación actual para el arte de la viñeta? Con tantas idas y venidas con la clase política y el Covid, ¿estamos en una época irónica?¿Cómo lo ves tú?

Si tu idea es tener mucho trabajo ahora mismo, sí, porque todas las situaciones excepcionales facilitan más viñetas, más ideas, y sobretodo la prensa quiere más material. Pero si tu idea es lograr una cierta notoriedad en el tiempo, por ser capaz de hacer humor universal o hacer humor que pueda funcionar a lo largo de los siglos, tocar temas de actualidad te limita mucho.
Puede funcionarte muy bien ahora, pero en 20 años alguien ve tu dibujo y dice, “¿de qué está hablando esta?”, “¿quién es el George Floyd?”, o “¿qué es esto de las feministas radicales”.
Yo trato de tocar el mínimo posible la actualidad, porque no soy partidaria de la viralidad, porque la viralidad es el éxito momentáneo, es querer el éxito ya que las cosas te vayan muy bien y “joder, lo acabo de petar con una viñeta pero en dos meses nadie se acuerda de ti”. Yo prefiero tocar temas que siempre se puedan mantener.

Las viñetas de Flavita Banana, un arte ligado a una evolución

Pese a que esta autora no ha perdido su esencia, ella misma reconoce cómo han evolucionado sus viñetas y los temas sobre los que estas giran.

¿Ha habido una evolución de Flavia Banana desde los primeros volúmenes hasta este último? ¿Hay algún cambio en tu arte?

Mucho, mucho [...] Por ejemplo en este último (libro) hay mucha política, política en muchos niveles, porque política no es solo la representación del pueblo en un hemiciclo, la política también es dentro del hogar, la política de las relaciones…Digamos que se tocan temas más serios con el mismo humor, pero que me mojo más, básicamente.
La política está en todo y no hay que tenerle miedo y decir “bueno la política para los que saben, para los señoros, los nabos viejos, como llamo yo”. No. La política es para todos, para chochos jóvenes también, todo el mundo puede opinar, y es importante y hay que motivarlo. A mí me gusta pensar que hago que gente joven se interese más por la política.

¿Hay algún tema del que quieras hablar y que no hayas tendido la oportunidad o no te hayas atrevido?

Sí, salud mental, es delicado. Me gustaría hablarlo porque yo como todas y todos, he tenido mis problemas, básicamente depresión. No muy complejo, pero largo y pesado. De la misma forma que con otras vivencias he podido ayudar en cierta manera, y cuando digo a ayudar no me refiero que tenga la solución a nada ni que sea mejor que otra gente, pero al ser alguien con mucha exposición, de repente la chavalada puede sentir que si te ha pasado lo mismo, pueden sentir que no están tan solas, que no es tan raro y que ocurre.
Me gustaría hablar de salud mental, de cómo se puede empezar a solucionar de a poquito, reconocer, y tal, pero creo que me gustaría dedicarme solo a eso, entonces no sé si en alguna forma de libro o algo, para ponerme totalmente en ello.

Una frase que les dirías a las mujeres y niñas que te leen y que quieren empoderarse un poco clon tus viñetas

Bueno, es algo que suelo decir bastante y es que muchas veces yo creo que si alguien todavía no logra empoderarse es por una falta de confianza en una misma. Y obviamente no es culpa tuya, te lo han hecho pensar, y todo el mundo puede todo.
Pero, yo creo que … es que vas a vivir una vez. Sé que suena muy tópico, ¿no? Pero es que quizás aún no te lo habían dicho, pero no es un ensayo general, no hay una vida definitiva después, esto ya está siendo la gran obra. Sí que es larga y podrás tener más oportunidades, pero tal y como eres tú ahora y con la edad que tienes ahora, eso no va a volver, eso no vuelve…Entonces, yo creo que todo se puede arreglar, entonces haz. ¿Sale mal? Se arregla, pero sobretodo que no se queden sin hacer y sobretodo, sin decir.