Pensó que era tan solo una espinilla, pero ¡nunca debió tocarla!
Pensó que era tan solo una espinilla, pero ¡nunca debió tocarla!
Pensó que era tan solo una espinilla, pero ¡nunca debió tocarla!
Leer más

Pensó que era tan solo una espinilla, pero ¡nunca debió tocarla!

Katie Wright se despertó una mañana con una espinilla en la cara. Después de tratar de quitarla, la situación empeoró y Katie tuvo que ir al hospital de emergencia. ¡Casi se vuelve ciega!

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración