Obligan a su hija a seguir una dieta vegana y le provocan daño cerebral
Obligan a su hija a seguir una dieta vegana y le provocan daño cerebral
Obligan a su hija a seguir una dieta vegana y le provocan daño cerebral
Leer más

Obligan a su hija a seguir una dieta vegana y le provocan daño cerebral

Una pareja ha sido recientemente declarada culpable ante un tribunal por causar lesiones graves a su hija. Así, los padres le hacían llevar a la pequeña una estricta dieta vegana que le causó una parálisis cerebral por falta de nutrientes vitales. El caso ha conmocionado al mundo.

Australia ha sido testigo de una gran negligencia que han cometido unos padres con su hija. Un tribunal del país, según informan desde los medios locales, ha condenado a 12 meses de trabajo comunitario a la pareja.

Los padres alimentaban a la menor con una estricta dieta vegana que ha provocado que la pequeña de tres años una parálisis cerebral ante la falta de nutrientes vitales.

Al parecer, y tal y como informan los medios australianos, el juez ha considerado oportuno que la pareja evitara la cárcel para no causar un daño mayor a la pequeña, que depende por completo de ellos.

En 2018 la niña fue ingresada en el hospital con un grave nivel de desnutrición y los médicos además señalaron que la pequeña tenía hematomas, erupciones cutáneas, decoloración de la piel y sangre de color oscuro en las deposiciones del pañal.

Así, y tal y como se hacen eco desde RT, desde que la menor tenía solo 4 meses de edad, la cantidad de leche de la madre disminuyó y la pareja había decidido no seguir los consejos del pediatra de complementar la dieta con leche en polvo para bebé. En su lugar, los padres la alimentaron con leche de coco, zumos de frutas, alimentos vegetales y otros suplementos caseros.

En la actualidad la niña ya cuenta con una dieta sana y nutritiva proporcionada por sus padres, pero desgraciadamente su desarrollo cognitivo, físico y de comunicación se vio alterado por la discapacidad permanente provocada por la falta de nutrientes y el daño cerebral.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración