¿Qué es la sauna vaginal?
¿Qué es la sauna vaginal?
¿Qué es la sauna vaginal?
Leer más

¿Qué es la sauna vaginal?

Escrito por Saray.PR

¿Has oído hablar alguna vez del V-steam o sauna vaginal? Te contamos todo sobre esta tendencia adoptada por muchas estrellas.

Si conoces a Gwyneth Paltrow, seguro que has oído hablar de la sauna vaginal. Aunque la actriz parece conquistada por los beneficios de esta práctica, los médicos y ginecólogos están menos entusiasmados, incluso preocupados. Aquí está todo lo que necesitas saber sobre la sauna vaginal.

¿Qué es?

La sauna vaginal, también conocida como vapor vaginal, vapor V o vapor Yoni, consiste en sentarse sobre un cuenco de agua infundida con hierbas medicinales (un poco como una inhalación para desatascar los senos nasales, pero para la vagina). El vapor penetra entonces en la vagina para proporcionar muchos beneficios como:

Equilibrar las hormonas

Liberación de energías

Mejorar la fertilidad

Reducir el dolor relacionado con la menstruación

Aliviar la sequedad vaginal

La sauna vaginal no se recomienda en las siguientes situaciones:

Antes o durante el embarazo

Durante la menstruación

Si llevas un DIU

En caso de infección o herida

Después de una cesárea

Esta práctica no es nueva. Es un método ancestral que se encuentra en Asia y África.

Una práctica que no es unánime

Aunque muchas estrellas o influencers defienden esta práctica en las redes sociales, el apoyo de los médicos no es unánime. De hecho, la ginecóloga canadiense Jennifer Gunter afirma que la sauna vaginal no puede proporcionar de ninguna manera todos los beneficios por los que es conocida:

“Cualquier cosa que se rocíe en la vagina o en la vulva no puede equilibrar las hormonas reproductivas, regular el ciclo menstrual, tratar la depresión o curar la infertilidad. ¡Ni siquiera rociando estrógeno cambiaría eso!”.

Aunque no hay pruebas científicas que respalden los méritos de las saunas vaginales, ¿es una práctica peligrosa?

Jennifer Gunter dice que el vapor puede tener un efecto placebo y ser relajante, pero puede quemar la piel si está demasiado caliente. También hay que tener cuidado con los productos que se echan en el agua. Sin embargo, sería más peligroso utilizar jabón o aceites esenciales que la sauna vaginal. De hecho, el uso de duchas vaginales o productos sanitarios puede alterar el equilibrio de la flora vaginal. La vagina se limpia sola de forma natural, por lo que puede ser peligroso introducir productos o cualquier otra sustancia (incluso aunque sea natural).

En resumen, esta práctica no es ni peligrosa ni milagrosa. Si quieres probarlo, pide consejo a tu ginecólogo.


Además
Sin conexión
Verifique su configuración