Llevar una botella de agua en el coche con altas temperaturas puede ser muy peligroso

Esta información puede resultar sorprendente, pero una botella de agua de plástico abandonada en un asiento del coche puede provocar numerosos daños.

Llevar una botella de agua en el coche con altas temperaturas puede ser muy peligroso
Leer más
Leer más

Si crees que haces bien al guardar una botella de agua en el coche en pleno periodo estival, estás equivocado. Una simple botella de plástico (llena o casi vacía) puede provocar un fuego en un vehículo. Dioni Amuchastegu, técnico de mantenimiento en los Estados Unidos, vivió, por desgracia, esta experiencia. Dejó una botella con tan solo unas gotas de agua en el interior de su coche y, al volver a este, se lo encontró lleno de humo. Rápidamente, relacionó lo ocurrido con la botella, pues, al retirarla, se dio cuenta de que había dos agujeros en su asiento de cuero. Su coche podría haber quedado carbonizado a causa de una desafortunada reacción química.

No bebas el agua que se ha calentado al sol

El motivo científico es bastante simple: la luz se refleja en el plástico de la botella, que hace que se caliente. El calor es tan fuerte que se este se reparte por el asiento y lo quema, y una pequeña llama es suficiente para abrasar todo el coche. Hay que tener en cuenta que para que eso ocurra, la botella debe llevar mucho tiempo dentro del automóvil y expuesta al sol. Pero este no es el único peligro que plantea dejar una botella abandonada en el coche, ya que, además, las moléculas químicas que se desprenden son extremadamente nocivas, por lo que es fundamental no consumir esta agua.