Las 8 señales que indican que eres una mala madre
Las 8 señales que indican que eres una mala madre
Leer más

Las 8 señales que indican que eres una mala madre

Ser madre es posiblemente uno de los trabajos más duros y exigentes a los que enfrentarse en la vida. Hacerlo bien no es tarea fácil, pero siempre hay cosas que podemos evitar para no terminar siendo una mala madre.

Cada madre es un mundo y cada una tiene una percepción distinta de como es la mejor forma de criar a los hijos. Lo que no cambia, es que todas al final del día quieren ser una buena madre, la mejor que se pueda llegar a ser.

Pero hoy en día hay muchas cosas que pueden acabar por definirnos como una mala madre. De hecho nunca se está exento de caer en estos típicos errores que acaban por convertirte en una pésima madre.

Tus hijos no son tu prioridad

Este punto ha generado a lo largo de los años mucha controversia, ¿quién debe estar primero para una madre,tus hijos, tu marido? Una madre nunca elegiría como prioridad la felicidad de otro antes que la de su s hijos. Y si hay alguien que te hace elegir, esa persona no es la adecuada.

No hacer cumplir las reglas

Una buena madre tiene que saber cómo tratar a su hijo y ser enfática cuando este se porta mal. Tu objetivo no es ser la amiga de tu hijo sino su madre.

No apoyarlo y ayudarlo en sus objetivos

Una buena madre no solo debe educar a su hijo bajo unos buenos valores, también debe estimularlo y ayudarlo para que este alcance sus objetivos. Todo ello sin olvidar que sus objetivos pueden ser distintos a los tuyos y no por ello debes no apoyarlo.

Te preocupas más por lo que los demás piensan que por lo que tus hijos

Saber lo que tu hijo necesita en cada momento por encima de lo que pueda pensar la gente es fundamental. Si tu hijo necesita más apoyo en ciertos aspectos, independientemente de que la sociedad lo repruebe o no sea lo más normal. Igual que cada madre es un mundo cada hijo también, guiate por tus instintos de madre y deja lo que los demás tienen para decir, totalmente de lado.

No le das importancia a la libertad y la diversión

La disciplina y hacer cumplir las reglas es importante. Pero también lo es la diversión y la libertad. Divertirte con tu hijo es fundamental y reforzará vuestro vínculo. Además mantenerlos demasiado sobreprotegidos puedes terminar por afectar a su desarrollo.

Maleducar a tus hijos

¿Son educados mis hijos? Es una de la spreguntas que más se preguntan las madres. “Por favor” y “gracias” deben ser una de las primeras cosas que debes enseñar a tus hijos. Nunca es demasiado pronto para empezar una buena base de educación social.

Rechazar a tus hijos cuando necesitan afecto.

Los niños sobretodo cuando son pequeños o se hacen daño, necesitan los brazos de una madre para sentirse reconfortados. No rechaces a tu hijo cuando lo necesite.

Vives inmersa en tu estrés y dejas de escucharlo atentamente a tu hijo.

Muchas veces nuestra preocupaciones no solo es la de estar pendiente de nuestros hijos. Muchos consideran que una madre tiene muchos trabajos a lo largo del día y es por ello que el estrés y el cansancio muchas veces nos pasa factura. Debes intentar y aprender a separar las cosas, y cuando estes con tu hijo aprovecharlo, escucharlo. Seguramente si tu hijo te pregunta o interrumpe es que está necesitando algo de ti.

No te pierdas en el video 8 de los rasgos más importantes que debe tener una buena madre.

Escrito por Saray.P

Sin conexión
Verifique su configuración