Esta es la frecuencia con la que deberías lavar tu pijama
Esta es la frecuencia con la que deberías lavar tu pijama
Esta es la frecuencia con la que deberías lavar tu pijama
Leer más

Esta es la frecuencia con la que deberías lavar tu pijama

Escrito por Irene M.F.

¿Te has preguntado alguna vez con qué frecuencia deberías lavar tu pijama? Bueno, la respuesta podría sorprenderte (¡e incluso darte un poco de asco!).

En caso de que te encuentres alguna vez reflexionando sobre los enigmas más sugerentes de la vida -ser o no ser?-, aquí hay uno para el que realmente tenemos la respuesta: ¿con qué frecuencia se debe lavar el pijama?

Un caldo de cultivo para bacterias y otros gérmenes

Según Harpa Gretarsdóttir, experta en marketing de moda de la marca islandesa IceWear, se debería lavar la ropa de dormir cada tres o cuatro noches, suponiendo que se use el mismo pijama cada noche.

Explica que es imperativo mantener la ropa de dormir limpia semanalmente, ya que la cantidad de bacterias acumuladas podría ser la razón por la que tienes problemas de piel:

“El pijama es la única prenda íntima que solemos usar varias veces de forma habitual, y muchos lo usan como única capa y sin ropa interior debajo. Esta intimidad contra nuestra piel y partes de nuestro cuerpo, durante 6 a 8 horas por noche bajo la ropa de cama, los convierte en un caldo de cultivo perfecto para las bacterias y otros gérmenes”.

Dado que el cuerpo humano desprende más de 30 000 células de la piel por hora, esta cifra se vuelve casi ilegible cuando se multiplica por la cantidad de horas que dormimos a la semana.

Algunos casos requieren un lavado diario

Por ello, Harpa explica que hay que lavar el pijama con más frecuencia para evitar que las posibles bacterias que irritan y obstruyen los poros provoquen brotes.

Y aconseja que si eres propenso a sudar mucho por la noche o tienes la piel generalmente grasa, probablemente deberías lavar tu pijama con más frecuencia, a veces incluso a diario. Dice:

“La falta de lavado y de cambio de pijama no solo crea un entorno sucio y maloliente, sino que también puede permitir que los gérmenes que causan infecciones e irritaciones entren en contacto con heridas u otras partes del cuerpo que podrían enfermarnos o provocar brotes de acné y otros problemas de la piel”.


Sin conexión
Verifique su configuración