Esta es la frecuencia con la que deberías cambiar la esponja de fregar por el bien de tu salud

¿Sabías que tu esponja de cocina es un auténtico caldo de cultivo para las bacterias? Te decimos con qué frecuencia debes cambiarlo para evitar cualquier riesgo.

Esta es la frecuencia con la que deberías cambiar la esponja de fregar por el bien de tu salud
Leer más
Leer más

Está en un rincón de tu fregadero y sólo la utilizas unos minutos al día para lavar un plato o fregar una vajilla: obviamente es tu esponja de cocina. Pero, ¿sabía que puede acumular hasta varias decenas de miles de millones de bacterias?

Ante esta información poco agradable, surge la pregunta: ¿con qué frecuencia debemos cambiar nuestra esponja de cocina para evitar cualquier riesgo para la salud? Como tantas veces, la respuesta viene de la ciencia.

La esponja de cocina, un verdadero caldo de cultivo

Empecemos con una cifra preocupante: según un dictamen de la CSC (Comisión Francesa de Seguridad del Consumidor) transmitido por Côté Maison, su esponja de cocina ya está sucia tras sólo dos días de uso, momento en el que ya ha acumulado hasta 50.000 millones de bacterias por centímetro cuadrado. Un verdadero caldo de cultivo, en definitiva.

Por ello, el CSC recomienda cuidar la esponja cada dos días, enjabonándola, limpiándola bien y desinfectándola, por ejemplo, con vinagre blanco o bicarbonato. También puedes meterla en la lavadora a 60ºC, o sumergirlo en un recipiente con agua mezclada con el zumo de un limón, ya que los cítricos son conocidos por sus propiedades antibacterianas.

También es importante limpiar bien la esponja entre cada uso y tener cuidado de no dejarla en una superficie húmeda una vez utilizada. Por último, si la dejas seca durante mucho tiempo, tu esponja perderá su capacidad de absorción, por lo que probablemente tendrás que cambiarla a la vuelta de tus vacaciones.

Cambiarlo, sí, pero ¿con qué frecuencia?

Pero lavar y desinfectar la esponja no será, obviamente, suficiente para darle una vida eterna. Según un estudio publicado en julio de 2017 en la revista Scientific Reports, así sería necesario tirar y sustituir tu esponja de cocina cada semana.

"Desde una perspectiva a largo plazo, los métodos de higienización de las esponjas no parecen ser suficientes para reducir eficazmente la carga bacteriana de las esponjas de cocina e incluso pueden aumentar las acciones bacterianas. Por tanto, sugerimos en su lugar una sustitución regular (y fácilmente asequible) de las esponjas de cocina, por ejemplo, semanalmente", escriben los autores del estudio.

Por último, como norma general, se recomienda desechar la esponja si presenta alguna de estas características ligeramente preocupantes:

  • Si se desmorona o se rompe.
  • Si ya no absorbe bien el agua.
  • Si cambia de color o tiene mal olor.
  • Si se utiliza regularmente para limpiar platos grasos.