Escuchar reggaetón para comprender el Alzheimer o el Párkinson

Reggaetón sí o no. Muchos melómanos reniegan de esta variedad musical. Ahora unos investigadores canarios han encontrado más interesante para activar el cerebro esta música que la clásica. Incluso quieren aplicarlo al estudio del Alzheimer o el Párkinson.

Escuchar reggaetón para comprender el Alzheimer o el Párkinson
Leer más
Leer más

En los últimos días, el reggaetón ha estado en el disparadero público tras el vídeo de Victoria Federica, hija de la Infanta Elena, bailando con Omar Montes.

Era vox populi que ambos jóvenes se conocen, aunque no había imágenes que lo confirmaran. Muchos melómanos literalmente 'odian' al reggaetón al que acusan de simplismo, machismo y estereotipos.

Ahora una investigación del Hospital Universitario de Canarias revela que quizás estos detractores se equivocan: El reggaetón provoca una mayor activación en las regiones del cerebro encargadas de procesar los sonidos y el movimiento, respecto a la música clásica, el folclore y la electrónica, según la tesis presentada por el neurocirujano Jesús Martín-Fernández.

Para ello, se utilizaron los siguientes clips musicales: "Shaky" de Daddy Yankee y "Ginza" de J Balvin. En contraposición, se expusieron a los sujetos al concierto en mi menor de Vivaldi y al minué de los aires en re de Luis Cobiella, y en cuanto a folclore, a folías y malagueñas canarias.

Los resultados han sorprendido a los investigadores y también a la opinión pública. Resulta que el reggaetón ha demostrado generar mayor activación en las áreas auditivas y motoras del cerebro, las zonas encargadas de procesar sonidos y el movimiento.

Los ganglios basales, el secreto del 'poder' del reggaetón

Según la investigación, además de estas zonas se activan los ganglios basales, la región interna del cerebro que reconoce el placer o la recompensa y que se sabe que está detrás de enfermedades neurodegenerativas como el Párkinson o el Alzheimer.

Esta mayor activación que provea el reggaetón hace que más regiones cerebrales auditivas y motoras se activan, por lo que podría ser una vía para explorar la evolución y comprensión de estas enfermedades.