Efecto Coolidge o por qué a tu pareja parece interesarle nuevas experiencias

¿Alguna vez te has preguntado por qué las personas tienden a la infidelidad? No se trata de una mala base ética sino de una explicación puramente científica. ¡Atento!

 Efecto Coolidge o por qué a tu pareja parece interesarle nuevas experiencias
Leer más
Leer más

Si llevas mucho tiempo con tu actual pareja, esto que te vamos a relatar te resultará familiar: ¿te has sentido atraído como nunca por otra persona? O lo que es lo mismo, ¿has sentido la tentación de la infidelidad?

Uno de los grandes retos que afronta cualquier pareja es mantener la pasión. Está demostrado científicamente que cuando una persona mantiene relaciones con la misma pareja durante un tiempo prolongado acaba con la líbido. Su nombre: efecto Coolidge.

Los experimentos demostraron que una rata macho es capaz de recuperar el interés por el sexo siempre y cuando le expusieran una nueva compañera.

La dopamina y la infidelidad

El origen de esta reacción positiva a lo nuevo frente a la rutina, especialmente en el ámbito sexual, tiene mucho que ver con la química y el cerebro.

Más en concreto, con los sistemas de recompensa y placer ligados a la dopamina (sí, la hormona de la felicidad). Cuando se introduce ese acto que genera un pico de neurotransmisor, el cerebro manda una señal para que se busque de forma continua nuevos estímulos en esa línea.

A medida que se va nutriendo, adquiere cierta inmunización, por lo que necesita más intensidad y nuevos estímulos que provoquen esa reacción.

Esto ocurre con la sensación de placer en la infidelidad o el sexo con nuevas personas frente a la rutina, y con las adicciones.

Esta necesidad que deriva del efecto Coolidge estaría detrás también de la búsqueda de consumo de porno.

Los diversos estudios han comprobado que incluso la producción de semen en el caso de los hombres y la excitación en ambos sexos es mayor cuando el coito es una primera vez con una persona que en los encuentros sexuales con parejas estables.