¿Cómo saber si tienes mal de ojo?

¿Cómo saber si tienes mal de ojo?

Muchos dirán que el mal de ojo solo es una superstición. Sin embargo, si tú crees en estos maléficos te mostramos diferentes pruebas que puedes usar para saber si tienes mal de ojo.

En muchas creencias el mal de ojo es la capacidad que tienen algunas personas, que con solo una simple mirada, pueden provocar desgracias en tu vida. Por ello, las personas que se sienten hechizadas por esta mirada maléfica, se dice que le han echado mal de ojo.

Debemos saber que el mal de ojo no es permanente, sino que hay distintos trucos para quitar el mal de ojo los cuales pueden ayudar a revertir sus consecuencias.

Entonces ¿cómo saber si tengo mal de ojo? A continuación, os vamos a recomendar una variedad de pruebas que puedes llevar a cabo para reconocerlo.

Primera prueba

Para esta vamos a necesitar aceite de oliva, agua y un cuenco.

Se empieza el proceso llenando un cuenco con un poco de agua. Después, moja tu dedo corazón con aceite y deja caer tres gotas de este en el agua. Ahora toca interpretarlo, es decir, si las gotas se juntan o están separadas pero formando círculos concéntricos, supone que tienes muchas papeletas de sufrir este mal.

Segunda prueba

En este caso se tiene que usar limón y azúcar.

Para llevarlo a cabo hay que poner un limón cortado en cuatro partes en un plato y unta sobre los trozos con una cuchara el azúcar. Por último, déjalo debajo de la cama durante tres noches seguidas. Si el limón coge un aspecto negruzco, es posible que tengas mal de ojo.

Tercera prueba

Para esta demostración hay que usar únicamente azúcar.

Es muy sencillo. Solo se debe colocar tres cucharas soperas de azúcar en un plato y ponlo debajo de la cama al llegar la noche. De esta forma, si se ha puesto el azúcar de color rojo, está mojada o se ha dispersado aleatoriamente, quiere decir que quizás padezcas este maleficio.

Cuarta prueba

Como ingredientes hay que utilizar huevos, vinagre y sal.

En primer lugar, se debe echar un chorro de vinagre en un plato hasta cubrir el fondo del mismo y apártalo debajo de la cama. Después, justo antes de irte a la cama vierte un huevo de gallina en el plato.  Ten en cuenta que si a la mañana siguiente el huevo ha sufrido cambios puedes sufrir este mal pero si por el contrario no ha habido ninguna variación, no se da el mal de ojo.

Leer más
El truco para poner de forma muy sencilla la funda de tu edredón

Quinta prueba

En esta comprobación se necesita sal y alcohol.

Empieza llenando un recipiente de barro o metal con alcohol y quémalo. A continuación, esparce sal gorda en el fuego para determinar el resultado del estudio. En conclusión, si los chasquidos de la sal son fuertes, sufres este mal y si son débiles, no lo sufres.

Estas pruebas son muy variadas e incluso pueden tener varias interpretaciones. Este maleficio puede tener síntomas como la depresión, el insomnio o la ansiedad. Por ello, te recomendamos que hagas una de esta pruebas o varias para comprobar si estas hechizado y puedas ponerle remedio a tiempo.

 

 

• Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse