Así son los riesgos que conlleva hacer sexting

La práctica de enviarse fotos eróticas por vía digital se ha hecho más común durante la pandemia, y ante esto los especialistas advierten de los riesgos inherentes.

Así son los riesgos que conlleva hacer sexting
Leer más
Leer más

Debido a la falta de interacción social, el sexting se ha intensificado durante la pandemia. Sin embargo esta práctica conlleva enormes riesgos y un grave problema de privacidad, ya que cuando se envía una imagen, se pierde el control de ella.

Existen casos de sexting que terminan de forma desagradable y pueden asociarse con las víctimas de grooming, es decir, cuando un adulto contacta a un menor por internet para ganar su confianza, con el fin último de abusar de él de distintas maneras.

Otra consecuencia indeseada del sexting es la difusión no consentida de imágenes íntimas a través de redes sociales y en sitios pornográficos. En muchos casos quienes reciben la agresión son mujeres, constituyendo un tipo de violencia de género digital.

El de hurto del equipo que almacena los datos, spyware, robo de las credenciales o vulnerabilidades en las aplicaciones y servidores son otros de los riesgos del sexting. La filtración de contenido privado es un serio problema. Por eso, hay que ser cautos a la hora de plantearse transferir contenido erótico y no participar en la difusión no consensuada de contenido privado.

En el caso de los menores, los expertos recomiendan facilitar un ambiente de confianza, donde puedan pedir ayuda o contar si están siendo víctimas de algún tipo de abuso o extorsión por parte de un adulto.

Además los padres deben valorar si el menor tiene la madurez suficiente como para usar teléfonos móviles de forma autónoma, así como hacer uso del control parental.