Amarre de amor para retener al ser amado

Amarre de amor para retener al ser amado

El amarre de amor puede ayudarnos a mantener a nuestra pareja a nuestro lado o a encontrar al amor esquivo. Conoce distintos amarres de amor con velas rojas y miel como el amarre de amor con velas rojas, miel y canela.

El amarre de amor es una tradición mágica y folclórica que surgió en la antigua Mesopotamia, donde se encontraron pequeñas tablillas con rituales de amor que lo confirman. Estos son típicos en diversas culturas latinoamericanas y caribeñas, usando como apoyo distintos recursos adquiridos del vudú.

El fin de estos hechizos de amor es conseguir la unión tanto emocional como carnal de quien lo hace con la persona a la que ama, usando el esoterismo y las ciencias ocultas.

Ahora os sugerimos varios amarres de amor con velas rojas y miel, como ingredientes principales para encontrar la felicidad al lado de la persona querida.

Amarre de amor con velas rojas, miel y canela

En este hechizo se hace a parte de con las velas rojas, la miel y la canela, con una foto del ser amado y un bolígrafo.

Las propiedades de estos elementos ayudarán a que este ritual sea efectivo, ya que la miel proporciona la unión de los corazones, la vela roja reaviva la pasión y la canela suaviza las tensiones y favorece las reconciliaciones de pareja.

Para empezar hay que dibujar un corazón detrás en el retrato y poner dentro tu nombre y el de la persona querida. Después, debemos colocar la foto en un plato, derramando y extendiendo la miel y la canela sobre la misma. Por último, se enciende la vela roja y se deja que se consuma.

Este ritual puede ser más poderoso y efectivo si se pide ayuda a la Diosa Venus con la siguiente oración: “Poderosa Venus, tú que representas la sexualidad y la lujuria te imploro desde mi humildad, que me ayudes a que (nombre de la persona) vuelva a mi lado”.

Amarre de amor con velas rojas, miel e incienso

Para este conjuro de amor se necesitan las velas rojas, miel e incienso y también una foto de la persona a amarrar y una bolsa roja o blanca en su defecto.

En primer lugar, se debe encender el incienso una hora antes de empezar el ritual, después se encienden las velas.  A continuación, coge la foto y la pasas despacio encima de las llamas de las velas pero con cuidado de que no se queme.

Termina rociando un poco de miel sobre el rostro que sale en la imagen y pon las dos velas en posición horizontal encima de la fotografía, mientras que justo cuando acabes repites estas palabras: “En el nombre de la hermosa y poderosa Ishtar, tú que acompañas a los humanos desde tiempos inmemorables. Tú que con tu gracia decides quien será triunfador y quien conocerá la derrota. Oh, alabada Ishtar, escucha mi suplica y no tengas oídos sordos con esta humilde mortal, solo soy una pobre desdichada y recurro ante tu magnificencia. Haz que (di el nombre completo de la persona) comience a pensar día y noche en (di tu nombre completo).

Que no haya un segundo en que no piense en mí, que me llame, que me busque, que me desee, que quiera estar contigo en cada instante. Soy su máximo deseo, soy el deseo puro y ardiente de (di el nombre completo de la persona). Oh, venerable Ishtar, diosa del amor, de la pasión desenfrenada, por favor no desoigas esta suplica, que así sea”.

Leer más
¿Cómo hacen las chicas el amor en cada parte del mundo?

Te animamos a que los pruebes y veas los resultados que tanto ansias.

 

Antonio Lucas
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración