3 formas de detectar a una persona interesada para mantenerla alejada

Las personas interesadas siempre se mueven con algún propósito con el fin de conseguir algo a cambio. Descubre cómo identificarlas según su comportamiento

3 formas de detectar a una persona interesada para mantenerla alejada
Leer más
Leer más

A todos en algún momento con personas que quieren obtener algún beneficio de nuestros actos sin que seamos conscientes de ello. Este tipo de personas son dañinas tanto en el ámbito personal como profesional, pero no siempre es fácil identificarlas o descubrir sus verdaderas intenciones.

Las personas interesadas están dispuestas a hacernos perder nuestro tiempo y esfuerzo con el fin de aprovecharse de nosotros ya sea en una situación concreta o de forma habitual en el día a día. Como decía un dicho: “Hay personas que te ven como Google, te buscan solo cuando te necesitan”. Sin embargo, este tipo de personas suelen compartir las mismas características en común. Te presentamos cuáles son.

Utilizan el victimismo

Las personas interesadas, a menudo, se hacen la víctima haciendo ver que el mundo se comporta de manera injusta con ella con frases recurrentes como “Esto solo me pasa a mi” o “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”.

Además estas personas siempre esperan que acudas en su ayuda pero deberás actuar tal y como ella espera ya que de forma indirecta te mostrarán qué es lo que buscan de ti.

Camuflan la realidad

Cuando alguien pide un favor lo debe hacer de forma honesta y dejando claro que se trata de un favor. Pero una persona interesada intentará siempre “camuflar” la realidad como si se tratara de una colaboración donde las dos partes sacan algo de provecho e impiden que esa persona se niegue a realizar dicho favor. Esto también provoca que pidan favores y desaparezcan cuándo son ellos quienes tienen que hacerlos. ¿Te ha pasado alguna vez que necesitas algo de alguien pero esa persona nunca está disponible?

Se hacen pasar por extrovertidos

Las personas interesadas tienen un carácter manipulador, te adulan con palabras y con gestos hasta que logran conseguir su objetivo. Pero no siempre son personas así, ya que se hacen pasar con alguien con el que siempre puedes contar aunque la realidad es muy diferente.

Las personas interesadas no llevan una “etiqueta” de por vida por lo que puede que no se comporten de la misma manera con todo el mundo o en todos los contextos. Además como todos los patrones de comportamientos, estos son aprendidos y también pueden desaparecer.