El truco para hacer el famoso exfoliante casero a base de limón que te deja la piel elásticaEl truco para hacer el famoso exfoliante casero a base de limón que te deja la piel elástica
El truco para hacer el famoso exfoliante casero a base de limón que te deja la piel elástica
Leer más

El truco para hacer el famoso exfoliante casero a base de limón que te deja la piel elástica

La exfoliación es uno de los trucos de belleza más importantes en lo que a cuidado facial se refiere. Sin embargo no siempre tenemos un buen exfoliante a mano, por eso te contamos cómo elaborar de manera sencilla tu propio exfoliante casero.

Solo necesitarás dos cucharadas de azúcar y el zumo de medio limón. Mezcla ambos ingredientes hasta que quede una pasta granulada y homogénea. Si deseas puedes sustituir el azúcar por sal.

Antes de usar el exfoliante facial, recuerda limpiar bien tu rostro. Lávalo con agua tibia, puedes usar el jabón de cara que uses habitualmente. Después de aclarar bien tu piel, deja tu rostro húmedo para aplicarte el exfoliante.

El truco para hacer el famoso exfoliante casero a base de limón que te deja la piel elástica Pixabay

Aplícalo con movimientos circulares, suavemente, esparciéndolo por todo el rostro. Déjalo durante cinco minutos y a continuación aclara abundantemente con agua tibia hasta que no queden restos. Seca con una toalla, con delicadeza. Hazlo dando pequeños toques, sin frotar.

Si normalmente sigues una rutina de belleza facial, este sería el momento en el que te puedes aplicar la crema hidratante. Recuerda que este exfoliante lleva limón, así que es importante que no te expongas al sol después de habértelo aplicado porque podrían salirte manchas blancas en la piel.

La exfoliación estimula la regeneración celular y la microcirculación sanguínea de la superficie de tu piel, lo que permite que esta retome su suavidad y elasticidad. Además elimina las células muertas que se acumulan y que impiden que la piel respire.

Una buena limpieza impedirá que las células muertas se acumulen en los poros, evitando que liberen un exceso de grasa sobre la piel. Si no exfoliamos el cutis los poros obstruídos impedirán que la piel absorba los nutrientes que necesita.

Escrito por Alejandra G.

Sin conexión
Verifique su configuración