Los hábitos cotidianos que están dañando tu vagina

La vagina es una zona especialmente sensible. Algunos hábitos cotidianos pueden poner en riesgo su salud reproductiva.

Los hábitos cotidianos que pueden dañar la vagina y la salud reproductiva
Leer más
Leer más

Las mujeres deben cuidar su higiene íntima para mantenerse sanas. Sin embargo, algunas cosas sencillas pueden tener un grave impacto en la vagina.

Productos íntimos peligrosos para la vagina

La vagina es una zona sensible para las mujeres y merece una atención especial. Una buena higiene íntima te ayuda a mantenerte sana y a evitar muchas enfermedades. Sin embargo, ciertas acciones cotidianas pueden poner en riesgo tus partes íntimas. A largo plazo, pueden incluso provocar muchas enfermedades.

La higiene íntima es importante para las mujeres, pero no hay que abusar de ella. Muchas mujeres utilizan productos para lavarse la vagina y piensan que tienen una buena higiene. Esto no es así. Estos productos son demasiado agresivos y no son adecuados para tus partes íntimas. Alteran la flora vaginal y pueden causar inflamación. Los expertos recomiendan lavar la vagina solo con agua.

Cuidado con la ropa ajustada

Durante la menstruación, muchas mujeres utilizan tampones. Todo el mundo sabe que los tampones facilitan especialmente la vida. Sin embargo, según los ginecólogos, los tampones aumentan las infecciones y son en parte responsables del síndrome de shock tóxico. Esta enfermedad, debida a la proliferación de bacterias, conduce a un deterioro del aparato reproductor... Por lo tanto, es mejor ser prudente y limitar el uso de tampones.

No nos cansamos de repetirlo, pero los pantalones ajustados no son buenos para la salud. Los vaqueros ajustados, por ejemplo, impiden que la vagina pueda "respirar normalmente". Además, aumentan la proliferación de bacterias. En la misma línea, también hay que evitar la ropa interior sintética.

Por último, los suavizantes y ciertos detergentes pueden ser perjudiciales para la salud. Se dice que son responsables de la irritación de la piel y la vagina. En su lugar, debes utilizar detergentes hipoalergénicos, preferiblemente para pieles sensibles. Se recomienda el jabón de Marsella para lavar la ropa interior.