Un cerdito triunfa por su talento y vende sus obras por miles de euros

Un cerdito triunfa por su talento y vende sus obras por miles de euros

La pintura no es un arte reservado únicamente a las personas, hay animales que nos sorprenden por su enorme sensibilidad para esta disciplina. Conoce a Pigcasso, un cerdito que se ha hecho un hueco en el mundo del arte.

No es la primera vez que vemos a un animal con talento triunfar por su faceta de artista. Recordamos la historia de un viejo caballo de carreras que salvó su vida gracias a sus dotes con el pincel.

Recientemente se ha hablado mucho de Pigcasso, un cerdo que ha descubierto su pasión por la pintura. ¡Descubre su estilo único en nuestro vídeo! 

¿Las actividades artísticas son beneficiosas para los animales?

Poner un pincel en la boca de un animal no es una actividad natural para ellos. Muchos creen que desarrollar su faceta artística puede ayudarles a ejercitar la mente y les supone un cambio en su vida animal, ¿pero realmente les aporta los mismos beneficios que a nosotros?

Los resultados de un estudio llevado a cabo en cuatro elefantes del zoológico de Melbourne (Australia) que introdujeron la pintura en sus rutinas muestra una conclusión reveladora. Demostraron que pintar no reduce el estrés del animal, por tanto no favorece su bienestar. Lo único que aportaban sus sesiones de pintura era un atractivo turístico más por tratarse de animales con talento y el beneficio económico que se saca de ello.

La polémica de los animales que triunfan

Si hay una diferencia entre las personas y los animales que se vuelven artistas es que a los últimos no se les sube la fama a la cabeza. Eso no quiere decir que estén fuera de peligro, siempre puede pasarle a sus dueños o cuidadores.  

Leer más
Un cerdo vietnamita con cosquillas

El problema llega cuando las personas exponen a los animales a la sociedad. Hay muchos casos de animales que tienen cuentas propias en las redes sociales, aunque por supuesto no pueden manejarlas ellos mismos. Hemos visto muchos casos de animales que se vuelven famosos y triunfan en Facebook o Instagram como Pimpa, conocida por sus ideales estilismos o Grumpy Cat, la gatita que se hizo famosa por su cara de pena y que ahora aparece hasta en las camisetas de Bershka.

Pero, ¿dónde está el límite entre el talento y el abuso?

Al exponer a los animales de esta forma en las redes sociales se les crea una gran presión que puede provocarles estrés. No es natural que un animal pinte o que se vista con ropa de moda, ni que se haga mil fotos para estar ofrecer continuamente nuevos contenidos para sus seguidores. Fomentar el talento animal está bien pero con mesura, y sin convertirles en ningún caso en marionetas mediáticas para sacar provecho de su arte.

• Marta A
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración