Una mujer se tatúa las cejas y desde entonces no puede llevar una vida normal
Una mujer se tatúa las cejas y desde entonces no puede llevar una vida normal
Leer más

Una mujer se tatúa las cejas y desde entonces no puede llevar una vida normal

Amanda Coasts, natural de Melbourne, Australia, y madre de tres hijos, quería unas cejas diferentes.

Para ello, acudió al esteticista, que le hizo un tatuaje para darles espesor a las cejas. Pero cuando volvió a casa, empezó a sufrir una infección por la que perdió la piel y los pelos. Asustada, intentó ponerse en contacto con el esteticista, que la envió a paseo y dejó de contestar a sus mensajes. Desde entonces, Amanda busca justicia, ya que ya no puede conducir debido a sus ojos y a las migrañas que padece.

La redacción

Sin conexión
Verifique su configuración