Pensaba que su hija tenía dolor de estómago pero la verdad era mucho peor

Pensaba que su hija tenía dolor de estómago pero la verdad era mucho peor

Cuando Cayla Jones empezó a quejarse de dolores abdominales, su madre supuso, en un principio, que fingía un dolor de estómago, pero cuando descubrieron lo que ocurría en realidad, el shock fue tremendo.

Cuando Cayla Jones, de Cullompton, Inglaterra, comenzó a quejarse de fuertes dolores en el estómago, su madre pensaba que no quería levantarse. Pero al día siguiente, en su visita al médico, este diagnosticó que la causa del dolor era una infección de la vejiga. No obstante, como la pequeña no mostró signos de mejora tras un tratamiento con antibióticos, los padres comenzaron a dudar, y, en un nuevo reconocimiento, descubrieron la verdad, como informa el Dailymail.

¡Una nueva visita al médico reveló la verdad!

Cuando los padres de Cayla volvieron a consultar a un médico tras el fracaso del tratamiento con antibióticos, este encontró un bulto en el cuerpo de la pequeña que no debía estar ahí. Entonces, decidió contactar con un compañero de profesión y mantuvieron una larga conversación.

A continuación, sometieron a Cayla a unas pruebas adicionales y, al finalizar, pidieron ver a los padres de la niña en una sala separada para anunciarles los resultados. Los médicos les explicaron que su hija padecía un neuroblastoma avanzado, un tumor extracerebral.

Quimioterapia y esperanza

Leer más
La increíble historia de Noah, el niño que nació sin cerebro

Afortunadamente, el cáncer aún no se había extendido a los huesos de la pequeña y la quimioterapia pudo comenzar de inmediato. Tras el cuarto tratamiento, el tumor repartido por su cuello desapareció por completo y el tumor principal en su abdomen disminuyó.

Más tarde, en una operación de ocho horas, lograron extraer el 80% del tumor restante. Pero Cayla tuvo que volver a someterse a otra serie de sesiones de quimioterapia de dosis alta antes de salir del hospital.

Actualmente, sus padres recaudan fondos en línea para enviarla a una clínica especial situada Nueva York en la que le ofrecen una vacuna para reducir la probabilidad de que el cáncer. 

Irene Peris Martínez
Leer más
Recibe lo mejor de Ohmymag todos los días en tu correo electrónico
Suscribirse
Sin conexión
Verifique su configuración